viernes, 31 de agosto de 2012

Email del 31 de agosto 2012

Fragmento anónimo en Hoshangabad (India) 8.000 A.C


Hola:

Hace unos años una serie de numerosos y extraños robos puso en jaque a la policía. El ladrón entraba por las noches en almacenes farmacéuticos y farmacias y sólo se llevaba una marca de medicamento: Dermovagisil crema. Como los hurtos se perpetraban sobre todo en el Levante, los cuerpos de seguridad del Estado pensaron que el cuatrero podía pertenecer a la mafia rusa afincada en esta zona soleada, aunque no sabían para qué diantres podían querer tal cantidad de lidocaína, que es el componente esencial del potingue. Hubo un momento en el que hasta los brujos y adivinos metieron sus garras en el pastel y según uno de ellos bastante conocido porque salía en televisión a todas horas, el ladrón era una mujer sexualmente enferma que adoraba masturbarse con ortigas. Para la prensa sensacionalista se trataba de un caso de guerra farmacéutica entre empresas y para Venancio Martínez, un saltimbanqui cojo y en paro, todo era una mentira inventada por los medios de comunicación para ocultar la información política y económica verdaderamente importante. Los robos siguieron durante 4 años y el precio de este compuesto subió como la espuma, pero de repente y para sorpresa de todos, cesaron y no volvieron a repetirse nunca más. La policía, por medido de su portavoz, un sujeto alto, calvo, desgarbado y con un tic nervioso en un ojo, proclamó que, después de 452 robos, la mafia de los países del este estaba totalmente acojonada gracias al excelente trabajo policial y había decidido largarse de nuestro país y establecerse definitivamente en Groenlandia. Por su parte, el adivino de la ortiga estaba seguro de que la enferma libidinosa se había cansado de esa forma de onanismo desmesurado y había sustituido la urticácea por el berro, mientras que Venancio el volatinero sufría un ataque de herpes labial y prefirió cerrar la boca y no decir ni pío.

Actualmente, y con la perspectiva que proporciona el paso del tiempo, se tiende a menospreciar esa serie de atracos perfectos con pequeñas reseñas, todas ellas despreciables y falseadas, en revistas del corazón y periodicuchos locales, obviando que el autor de los mismos fue un autentico genio. Porque una de las pocas cosas que se descubrieron en su día fue que el bandido era un sólo tipo, quizá hasta tipa, y que tenía un perro blanco, pues fueron hallados numerosos pelos de chucho en la mayor parte de los locales "graciosamente visitados". Personalmente, siempre he creído que el caco fue un extraterrestre procedente de HD85512b, un planeta situado a 36 años luz de la tierra, y que necesitaba ese fármaco para eliminar los callos de los pies de su esposa. Es posible que mi teoría te parezca digna de un sanatorio mental, pero si la meditas te darás cuenta de que es muy plausible. Ten en cuenta que en ese planeta los alienígenas deben medir cerca de los 27 metros de alto, por lo que sus pies podrían ser del tamaño de un bisonte americano. Imagínate el volumen de unos callos y multiplícalos por 5, que es el número de piernas que, según mis cálculos, deberían poseer, y te harás una idea de la cantidad de mejunje que se necesitaría. En cuanto a lo de los pelos de can recogidos, bueno, simplemente es una gilipollez suprema. ¡Cómo un supuesto ladrón y genio del mal va a llevarse a su mascota al trabajo! Es de locos, pero no me extraña la teoría viniendo de los maderos.

Si volviera a nacer -yo, no el extraterrestre-, me gustaría ser detective especializado en asuntos siderales. Como no hay muchos investigadores especializados en esa rama, estoy seguro de que podría llegar a ser el Sherlock Holmes del espacio exterior; eso sin contar con que me forraría, pues mi minuta no sería nada barata; además cobraría en Pleffens X1, que es la moneda que se usa fuera de nuestro planeta, con lo cual, al cambio, mis honorarios se triplicarían. Con la fama que adquiriese y el dinero ganado me construiría un chalecito diseñado por Juan Ripollés en Urano e intentaría vivir una vida plena, plácida y coherente. Lamentablemente no voy a volver a nacer, ni siquiera a reencarnarme, así que voy a intentar seguir malviviendo en esta única existencia de la mejor forma que conozco: acostado.


Un beso, un saludo afectuoso y una súplica de perdón, por haberme atrevido a enviarte semejante imbecilidad.


PD:

Se me olvidó contarte lo que me pasó ayer a las 7 de la tarde, pero no lo he hecho porque no me sucedió nada de nada. Si me hubiese ocurrido algo diferente, ten por seguro que no te lo hubiera contado, pues si te relatara todos los sucesos que acaecen en mi vida, ésta pasaría a ser tuya y yo me quedaría solo y pagando las deudas de los recuerdos, que invariablemente ya no me pertenecerían. Como soy bastante agarrado en cuestiones existenciales, te recomiendo que te compres un yo-yó, que ahora vuelven a estar de moda, y dejes de escuchar las historias de los demás, pues si no lo haces, llegará un momento en que los que ahora te narran sus extraordinarias vivencias emigrarán a HD85512b y tú te quedarás solita con el yoyó y vacía (por dentro y por fuera).

martes, 28 de agosto de 2012

Email del 28 de agosto 2012

Odd Nerdrum, Man in a Boat, 1997



Amiga mía:

Se me hace increíble pensar en la cantidad de información que recojo y asimilo cada día y que de alguna forma me resulta positiva, aunque como nos sucede a casi todos, no me libro de los estímulos aversivos, esos que a pesar de resultar desagradables, reptan como serpientes cósmicas, o por lo menos a la misma velocidad que se mueven los taquiones, y explosionan con una fuerza absolutamente avasalladora en el córtex, permitiéndonos diferenciar lo bueno de lo malo, lo que nos gusta y lo que detestamos. De todas esas informaciones que se almacenan en el disco duro cerebral, por llamarlo de una forma moderna, hay unas cuantas que ciertamente nos encaminan hacia la verdadera sabiduría: las negativas, ya que con cada latigazo de advertencia crecemos en experiencia, mientras que las indicaciones positivas tienden a sumirnos en un estado de aletargamiento satisfecho que nos impide alcanzar una valoración realista y sensata de cada una de las situaciones, fases o condiciones que en un principio deberían formar parte del aprendizaje.

La atención, la percepción y la memoria, junto con el pensamiento, y por supuesto, el lenguaje, o, nombrándolas de una manera más clínica y precisa, las funciones psicológicas o psicológico-cognitivas forman parte de un proceso en el cual influye la disciplina individual, dentro de un gran esfuerzo conductual colectivo en el que la información se trasmite e intercambia, generalmente infectada o alterada desde su inicio. Todo ese trasiego de información desordenada, revuelta o modificada, acumulada de forma veloz pero confusa, es lo que nos diferencia del resto de conjuntos integrados por átomos y moléculas denominados seres vivos. Una vez llegado a este punto, yo, como humano evolucionado aunque perteneciente a una raza mutada y salvaje destinada a acabar con cualquier forma de vida, me pregunto: la información, el conocimiento, el aprendizaje, ¿realmente son sinónimos axiomáticos de conducta positiva, exenta de influencias dañinas -o lo que culturalmente entendemos como dañino o perjudicial- y claramente evolucionadas? ¿O son simplemente un modo, método o forma de liberarnos del estigma de la conciencia de que no somos más que unos animales, funestos y malignos, y todo lo que eso comporta, sobre todo para ese lastre de falsa honorabilidad o "dignidad sapiens" y que algunos, -muchos, demasiados- atesoran como evangelio supremo o fe condicionada aunque absoluta, por la cual se acercan aletargados de esperanza y credo a conceptos tan cenutrios como Creacionismo, Panspermia o, dentro de lo especialmente retrógrado, la Abiogénesis?.

No trato, aunque pueda parecerlo en este apresurado email, eximirme de la parte de responsabilidad que me corresponde. Me arrancaron del útero de mi madre y sólo por esa circunstancia ya pertenezco inequívocamente a la familia Hominidae. Pero como tú sabes, mi esencia pertenece al espacio exterior, donde los acontecimientos tienen una posición y dirección relativa. Si tuviera que definirme en términos humanos, lo haría con cinco palabras: soy un negativista algo positivo; pero al mismo tiempo también soy parte de la Nada, y cuando acepto que pertenezco a esa Nada tan absoluta y perfecta es cuando realmente siento que de alguna manera soy una insignificante partícula dentro de un infinito contínuo denominado espacio-tiempo.

En estos instantes tengo ganas de llorar, pero no puedo hacerlo porque las lágrimas, todas y cada una de ellas, acaban en el suelo. Mientras intento terminar este texto que no fluye como tenía pensado, me siento como un helecho recién trasplantado en el desierto. ¡De acuerdo, sí! Han tenido la delicadeza de enterrar mi cepellón cerca de una gran piedra y así, ésta me proporciona sombra y limitada humedad, pero han olvidado que necesito riegos constantes para mantenerme vivo, crecer y repartir al viento mis esporas. Y me estoy marchitando sin conocer el argumento o las razones que alguien tuvo, en algún lugar de este increíble y desconcertante Todo, único y definitivo, para extraerme sin permiso de mi confortable maceta, en la que prosperaba y era algo parecido a lo que tú y otros sujetos como tú calificaríais como "feliz". Aunque esa palabra es tan tramposa, tan indefinible y tan poco justificable que simplemente de escribirla o pronunciarla me entran ganas de no ser, ni existir.


Un abrazo.

domingo, 26 de agosto de 2012

Email del 26 de agosto 2012

Yves Tanguy, Phantoms. 1928


Amiga:


Como sé que te gusta que te cuente mis sueños por muy dementes que sean y aun sabiendo que éste te va a repugnar y que incluso puede que pienses que estoy verdaderamente desquiciado, voy a arriesgarme y relatártelo:

Me acaban de crucificar como penitencia por haber mordido el escroto al presidente del gobierno mientras hacía la siesta en una hamaca de algodón anudada entre un tejo y una sabina, en la Moncloa (naturally). Como según el código penal morder o masticar las partes íntimas de un mandatario está totalmente prohibido, salvo que el agresor sea la primera dama, el juez ha sido extremadamente severo conmigo y me ha condenado a morir crucificado. El problema es que como se les han acabado las cruces de madera de nogal, me han crucificado sobre una furgoneta destartalada que no ha pasado la ITV y eso me deprime, así que a su pesar, pero siguiendo las órdenes del psiquiatra jefe, me desatan y me internan en un zoo. Cuando me quejo y grito que lo único que necesito es amor y Valiums, un osa bezuda que se aloja en la jaula contigua a la mía me adopta, cambia mi precioso nombre de Gregorio López por el más salvaje Uaaaaarrrrgggggg López y me prepara unos canapés de salmón; pero lamentablemente el pescado es de lata y esta está caducada desde 1978, asi que me contagio de botulismo y muero convencido de que soy un corsé con encajes.

Si te dijera que esta pesadilla ha sido una de las más terribles y desquiciantes de cuantas he soñado en esta insoportable vida y en las tres anteriores, sería quedarme corto. Pero por lo menos es mejor que la que tuve el día que mi abuela decidió bailar break dance sin el tacatac. ¿Nunca te has preguntado si los sueños, o por lo menos esta clase de sueños, responden a una anomalía cerebral? Porque me imagino que tú, como el resto de humanos fósiles también los tienes. ¿No fuiste tú quien soñó que una gran berenjena proveniente de otro planeta te perseguía a todas partes intentando que te dieras de baja de " El circulo de lectores"? Es posible que no fueras tú, ya sabes que mi menoría es semejante a la de un macetero (el músculo de la cabeza, no el sujeto que fabrica macetas y las vende en el mercado). Según un articulo que leí en una revista científica, soñamos para pagar menos impuestos, pues durante el tiempo que dormimos (y por lo tanto soñamos) no somos capaces de pagar ninguna factura. Lo cual me lleva a una terrible duda: ¿las mujeres gordas se sienten atraídas por los poceros? Si, ya sé que esta pregunta no tiene nada que ver con la cuestión, pero ¿y qué más da? Si mis preguntas fueran racionales, ¿crees que tendría esta clase de facturas psicopáticas y los sueños se acumularían los unos sobre los otros encima de mi escritorio?

Mientras intento ser coherente, sobre todo para que no creas que tratas con un chalado, una gota de sudor baja por mi espalda. En estos momento se ha detenido cerca del coxis y creo que está decidiendo si baja o por el contrario, y contrariando todas las leyes físicas, sube otra vez hacia arriba y se establece definitivamente en un hombro. Mientras toma una trascendental decisión, asimila su paso por mi epidermis como una de las cosas más excepcionales que ha tenido el placer de experimentar desde que nació como transpiración salada e incolora hace ahora 3 minutos. Por el momento y expectante ante el rumbo que tome, me despido hasta mañana, o pasado mañana, o quién sabe cuando, pues al fin y al cabo, el futuro es impenetrable, osea, ni tú, ni yo, ni nadie, puede follárselo, lamentablemente.


Un besazo.

sábado, 25 de agosto de 2012

Email del 25 de agosto 2012

Winslow Homer, The gulf stream. 1899


Hola:

He encontrado una profesión con la que ganarme la vida honradamente y además muy bien: patatero. ¡Perdón! Quise decir patero o paterero o como diantres se llame. Voy a organizar pateras con destino a África. Tal y como está el panorama laboral en este país me imagino que muchos españoles querrán cruzar el charco para poder establecerse en Marruecos, Argelia o, incluso un poco más abajo, Senegal, Guinea, Nigeria, Camerún o Somalia. Allí no tendrán problemas para encontrar buenos trabajos y con un poco de suerte al amor de su vida. Esta es la lista de profesiones con más futuro en los países subsaharianos:

1 - Cobrero: El cobrero es, como su nombre indica, el cazador de cobras. Para ser un buen cobrero son necesarias ciertas aptitudes como la constancia, la perseverancia y la locura. Existen 3 maneras aceptadas por el gremio de cobreros somalíes de cazar vivas a las cobras ocasionándoles el mínimo estrés:

 a) Método Cabdulle, por el cual, antes de atrapar al reptil, el cazador ha de invocar a los dioses ofreciendo su taparrabos en sagrada ofrenda. Una vez finalizada ésta, el taparrabos pertenece a los dioses y el cazador tiene que pagar para recuperarlo. Si no hace efectivo el pago antes de media hora, la divinidad que controla la caza le deniega el permiso, lo denuncia por fraude y lo condena a trabajos forzados en una cantera repleta de cobras, a las que, por supuesto, no puede cazar.

 b) Método Crahmaal. También denominado método mete y saca o Hurahi horohhi. El cazador sólo puede enfrentarse al ofidio mediante una ramita de palmera seca, así que los cazadores optan por localizar la madriguera donde se esconde la serpiente e introducir dicho palito con ánimo de molestar a la inquilina y que ésta salga cabreada al exterior, momento en que los cazadores aprovechan para correr despavoridos hasta a unos 200 metros. Desde esa distancia suelen recapacitar y pensar en Aarum Crahmaal, inventor de esta modalidad de caza, y las sabias palabras que salieron de su boca mientras fallecía de inanición:  "no caza, no cena". Entonces se intentan armar de valor dándose golpecitos los unos a los otros durante un par de horas. Cuando al fin se sienten reconfortados y su valentía es similar a la de un polluelo de avestruz, vuelven a por el reptil, pero como para entonces éste ya ha desaparecido, su honra (la de los cazadores, no la del reptil) no queda en entredicho.

 c) Método cuántico basado en la ondulación de las partículas o Quantum fotónico. Debido a la complicada infraestructura que se precisa para ponerlo en marcha, es el procedimiento menos usado pero el que mayor recompensa proporciona. Los cazadores que usan esta serie de técnicas se muestran muy reacios a comentarlas, por lo cual no se dispone de información suficiente.

2 - Quita-mierda o Ñamme: En algunos países de África existen dos castas tan dispares como la luna y el sol: la casta de los Miahin o diarréicos y la de los Muhana, también llamados "aguanta todo". Los Miahin son famosos desde el siglo XV por su afición a mascar las hojas del arbusto Duph-Alac y también por ser ricos. Al masticar las hojas de dicho arbusto, el sujeto entra en una especie de trance alucinatorio mediante el cual se contempla a sí mismo rodeado de cabras y ganado vacuno, lo que le proporciona un estatus increíble, aunque le obliga a pagar un alto precio. El arbusto Duph-Alac contiene una gran cantidad de diarresol, un componente extremadamente tóxico que produce diarreas temibles. Pero como son ricos y adoran sentirse por encima del resto, contratan a los Muhana para que limpien sus heces liquidas e insoportablemente hediondas. Como el trabajo, aunque excelentemente remunerado, es terrible, los Muhana caen como moscas y los nuevos trabajadores siempre son aceptados, sin importar a la casta, secta o país al que pertenezcan.

3 - Oleoducteros o Ulalummhas: Los países ricos explotan a los pobres de innumerables maneras. Enumerarlas todas ocuparía el espacio de 700 emails y me arrancaría varios años de vida, así que voy a abstenerme de hacerlo. Entre todas esas formas de explotación hay una que destaca por encima todos los viernes: los oleoductos. Para limpiar estos instrumentos de opresión y combustión, los holdings contratan mano de obra barata y servil. Y la contratación se hace todos los viernes del año por medio del infalible sistema del 25 +1. El sujeto (o víctima) que quiera trabajar ha de aguantar 25 latigazos sobre la espalda y una corriente eléctrica de 125 voltios en el escroto. Los infelices que superan la prueba son agasajados por medio de escupitajos y se les regala un bonito estropajo de lino con el cual deben limpiar de inmundicias los 175.000 km de oleoductos. Al trabajador del mes se le nombra capataz y se le permite orinar encima de sus compañeros.

4 - Espantabichos o Bihous: Profesión en expansión y que a su vez se subdivide en 75 categorías. Entre las más solicitadas por extranjeros y sodomizadores que huyen de la justicia se encuentran las de espantamoscas, espantacocodrilos y espantasuegras.

5 - Asesor de brujo de tribu o Manbuhtu: Los Manbuhtus viven mejor que los propios brujos ya que disponen de todas las ventajas de estos y sólo 138 inconvenientes. Actualmente existen 23 Manbuhtus y 12.459 brujos por lo que salen a un asesor por cada 541 hechiceros, pero como se da el caso de que uno de estos últimos es un redomado egoísta y necesita 4 consejeros entre semana y 18 los días que va a visitar a sus 57 mujeres, el resto de brujos no tiene más remedio que aguantarse con lo que les toca. Y a veces no les toca nada, salvo a Babatunde Muranda, de la tribu N'guessan del norte, que el año pasado ganó 23 cabras (¿o fueron cobras?) en la bonoloto de la aldea.

6 - Orinalero o Banthamm: Algunos potentados blancos, ricos y totalitarios contratan a los más débiles mentales de los poblados colindantes a sus mansiones como Banthamms, es decir, orinales humanos. El trabajo es bastante cansado, el sueldo bastante corto y los aspirantes a desempeñarlo lo bastante estúpidos como para mostrar una amplia sonrisa cuando uno de sus amos le sulfata el rostro.

7 - Yaak yaak sehuru: Nadie sabe a ciencia cierta en qué consiste este empleo, aunque todos están seguros de que es el mejor al que se puede aspirar sin estudios. Según Tanaka Wamaba, cuidador del "Museo de la colonización", dicho trabajo estaría relacionado con los enterramientos de los restos humanos de indígenas con sífilis en paredes no perfectamente verticales o con las múltiples formas de cuajar la mantequilla de oveja, aunque no está del todo seguro.

Podría estar toda la mañana describiéndote con placer las mil y una maneras de forrarse en África, pero creo que no serviría para nada, pues tú tienes un trabajo del que te sientes orgullosa y yo tengo un terrible dolor de calva. Por cierto, ¿sabes lo que dicen mis amigos cuando les digo que tengo una amiga que trabaja diseñando consoladores? Pues básicamente todos dicen lo mismo, que quieren conocerte, aunque las féminas prefieren que les consiga a buen precio un dildo de aluminio cromado con 5 velocidades. Lamentablemente en el continente negro no tienen dildos, ni siquiera exprimidores de semen o enemas eléctricos. Pero se conforman con lo poco que poseen, que a veces, y eso en el mejor de los casos, es absolutamente nada. ¿Cómo van a tener algo, si se lo hemos robado todo?


Como casi siempre en estos casos, un besito.

jueves, 23 de agosto de 2012

Email del 23 de agosto 2012

Marc Chagall, Clock. 1914

Querida:

¿Cuánto tiempo dura un suspiro? Yo te lo diré, pues lo he cronometrado: 2 segundos aproximadamente, 3 si acabas de comer queso y te sientes fortalecido, es decir, el mismo tiempo que un abogado dedica a su aseo personal diario y el doble de lo que le dura a un sacerdote la fe en Dios. Claro que estos datos no son más que una conjetura, pues nunca me he acercado a un picapleitos y desde que tomé la comunión jamás un cura ha osado situarse a menos de 150 metros de distancia de mi. Pero el dato de los segundos al suspirar es real. Como te dije, está cronometrado en mí mismo y validado por un notario al que soborné con un "vale por 3 sodomizaciones y 1 orgía" en un club de alterne gay. Como tú eres una mujer que usa el cerebro, quizá pienses que definitivamente mi locura ya se ha vuelto peligrosa, pero no te preocupes, todavía puedo pasar delante de un cuchillo jamonero sin sentir deseos irrefrenables de cortar yugulares. Simplemente, me cronometro para matar el tiempo. Si tuviera curare lo asesinaría envenenándolo, pero mi otra personalidad no me deja tener productos químicos peligrosos en casa, salvo leche de burra, que es la que uso para bañarme (ahora ya sabes porqué mi cutis es tan suave).

Desde que empecé a computar y a anotar mis tiempos he llenado 2 libretas de anillas y voy por la tercera. A continuación te transcribo algunos datos interesantes acerca de algunos de mis tiempos o marcas personales:


Pedorretas: De 3 a 38 segundos.
Eructos: Entre 4 y 7 segundos.
Orinar: Datos no concluyentes. 
Defecar: Datos indeterminados o no confirmados.
Dolores flatulentos: De 5 minutos a 16 días.
Ataques epilépticos: 38 segundos aproximadamente.
Lumbalgia: Un espasmo cada 6 meses de una duración cercana a las 2 horas por ataque.
Cunnilingus: Sin chicle hasta 1 hora, con chicle, un sopapo.
Fornicar: De 4 horas en adelante.
Cantar: Aunque tengo una voz semejante a la de Enrico Caruso, no canto nunca. Algunas veces toso y carraspeo, pero nada, de ahí no paso.
Planchar ropa:
a) Camisa, 7 minutos y un ataque de nervios.
b) Calzoncillo, 2 minutos cada slip, 15 minutos los bóxer.
c) Leotardo, 1 minuto, aunque la única vez que lo intenté, éste desapareció sin dejar rastro. 
Mis insultos duran entre 2 a 3 minutos, según quién sea la victima. Si es humana generalmente la cifra no baja de 2.68, aunque mi marca está en 9 horas seguidas (con una parada de 45 segundos para que mi trainer personal me secara el sudor).
Cocinando tengo algunos records difíciles de superar:
a) Albóndigas de Könisberg, 25 minutos, 27 si se me cae la sal al suelo .
b) Tortilla de patata, 4.34 minutos aunque generalmente no me complico la vida y la suelo robar en Alcampo.
c) Ñoquis con Ragú de Ternera, 33 minutos pero sustituyendo la ternera por berenjenas.


Tengo un amigo que incluso cronometra el tiempo que necesita su mujer para quitarse la faja sin golpear al perro con las gomas elásticas y otro que baila sevillanas disfrazado de almorrana, aunque esto no venga al caso. Computar el tiempo es un hobby enfermizo, pero también una forma de controlar la inevitable decadencia que produce el incesante fluir de una hora tras otra. Además, si no pudiera controlar mi propio tiempo, ¿en qué malgastaría las putas horas? Hablando de malgastar las horas y putas, tuve una novia que malgastaba el dinero, pero nunca las horas, pues con la pasta compraba tiempo al taxidermista que la dejaba como nueva y a veces incluso le quitaba la ropa con la boca. Pero creo que estoy divagando. Caray, ahora que lo pienso nunca he cronometrado mis divagaciones, ni mis purgaciones, ni siquiera.... ¡Basta ya! No puedo seguir así. Necesito algo de paz mental o acabaré suicidándome (¿podría cronometrar mi propio suicidio?). A veces pienso que no me queda tiempo que gastar, otras que este es infinito y que puedo usarlo, odiarlo, malgastarlo, acoplarlo, conquistarlo, amarrarlo, ajustarlo, acotarlo, afinarlo, alquilarlo, apretarlo, asegurarlo, autorizarlo, combinarlo, confiarlo, cortejarlo, enfadarlo, ensartarlo, forzarlo y violarlo, pero también gestionarlo, hechizarlo, honrarlo, juzgarlo, marcarlo, llorarlo, mostrarlo, infectarlo, multiplicarlo, motivarlo, personalizarlo, pisarlo, podarlo, vomitarlo, traicionarlo y amueblarlo. ¿Amueblarlo? ¿Amueblar el tiempo? Bueno, todo es cuestión de intentarlo. En Ikea venden unos armarios de aglomerado que quitan el hipo (NOTA: cronometrar las contracciones espasmódicas involuntarias) y unas chaiselongues cómodas hasta el punto de provocar orgasmos mortales en el que se sienta.

Ahora debo dejarte, amiga mía. Mientras te escribía este penoso email mi crono ha estallado. Uno de sus muelles ha golpeado al ficus que a su vez ha caído encima de mis zapatillas ensuciándolas con compost y tierra. Si no las lavo ahora, no lo haré nunca, sobre todo porque en los chinos las venden a 2.50 euros. Por cierto, tardo 12 minutos con 45 segundos en recorrer los 984 metros que me separan del "todo a 1 euro" a la pata coja y 9 minutos si lo hago a la manera tradicional. 


Un saludo.

domingo, 19 de agosto de 2012

Email del 19 de agosto 2012

Frantisek Kupka, Lipstick. 1908

Veronique Chang



El salón de cosmética Veronique Chang ha abierto su primer establecimiento en España, aunque todavía no goza de la excelente reputación de la que disfruta en otros países, debido al desconocimiento total de su labor y nuestra costumbre de adquirir esos importantísimos productos en supermercados y grandes almacenes.

Veronique Chang nació en China pero se crió en Paris desde la edad de 7 años. Su padre fue el primer asiático que cocinó el Blanquette de veau sustituyendo la ternera por carne de langur gris de nariz chata (Rhinopithecus brelichi) sin que los más exquisitos chefs mundiales notaran la diferencia (se rumorea que a raíz de la degustación, algunos de ellos  empezaron a comportarse como vendedores de enciclopedias a domicilio y sólo recuperaron sus hábitos anteriores después de varias sesiones de electro-shock). Su madre fue una gran cantante y pianista aunque no tenía ni brazos ni pies debido a un accidente fluvial (un aligátor enfurecido trató de comérsela mientras nadaba) y tocaba con la punta de la nariz a una velocidad endiablada mientras cantaba.

A la edad de 22 años a Veronique se le aparece un arcángel llamado Rufinel y le revela que sus verdaderos talentos son la felación y la cosmética. Le insta a dejar la vida que lleva hasta entonces y a dedicarse por entero a una de esas dos actividades. Veronique, como es avariciosa, se dedica de lleno a las dos y antes de cumplir los 32 años triunfa en ambas (algunos opinan que gracias a una llegó a lo más alto de la otra) y se hace archimillonaria, fundando el imperio que lleva su nombre y que logra expandir por el mundo entero.

Actualmente, Veronique tiene 382 tiendas repartidas por el globo, un perro llamado Rufo Chang, un loro apellidado Immanuel Chang, un marido que atiende al nombre de "petite saucisse Chang", varios amantes de diferente sexo y una caries en el esmalte dental.


Algunos productos de belleza desarrollados por Veronique Chang que no pueden faltar en tu tocador (o en el de tu marido):


-Jabón de manos Veronique Chang (comestible y fácil de digerir):

Veronique creó esta famosa crema jabonosa en la primavera de 1967 después de sufrir un colapso intestinal. Famoso por ser el primer y único jabón comestible que además de limpiar las manos desinfecta el píloro y al mismo tiempo impide que se desarrolle una estenosis pilórica. Compuesto de hierbas provenzales, mantequilla, lanolina, colorante vegetal y pasta de papel reciclado, su uso continuado deja la piel de las manos semejante a la de los descargadores de muelles más aguerridos del puerto de Hong Kong.


-Gel limpiador facial Veronique Chang 24 horas y media sin brillos:

Este híper famoso gel peeling se fabrica en dos formatos diferentes. El normal para seres humanos y el anormal para políticos y mascotas. Con más de 700 ingredientes, este gel fue el favorito de la suegra de Ferdinand Marcos hasta que, lamentablemente, tuvo que dejar de usarlo cuando falleció al ser lapidada en el armario zapatero por su hija Imelda, que sospechaba que su mamá tenía un affaire sentimental con el suegro del jardinero de Benigno Aquino. Actualmente se comercializa sólo en el continente asiático e Israel donde en algunos kibutz lo utilizan como desatascador de tuberías.


-Crema nutritiva reparadora con colágeno Veronique Chang (Con aminoácidos subnormales)

Los aminoácidos subnormales son, como su nombre indica, proteínas con alguna deficiencia estructuro-ilógica pero sustancial y degenero-transitiva que descubrió para la ciencia Veronique un día del mes de agosto de 1985, mientras intentaba cambiar una rueda pinchada de los mini patines de su loro Immanuel y en un momento dado le saltó un muelle, con tan mala fortuna que le dejó una marca del tamaño de un huevo de hormiga legionaria en la mejilla derecha.


-Gel de afeitar Veronique Chang (Uso exclusivo femenino)

Si hemos de hacer caso a Jacques-Louis Pueyrredón, cuya biografía sobre Veronique causó verdadera sensación y estuvo entre los libros más vendidos en Mongolia durante un periodo de 5 años, ésta tuvo una tía por parte de madre que lució durante toda su vida un enorme bigote que la hacía parecerse a Yosemite Sam sin que nunca diera la impresión de avergonzarse por ello. El día del entierro de Evangeline, que era como se llamaba su bigotuda familiar, Veronique juró sobre su tumba que le haría justicia y allí mismo, mientras el sacerdote Fabrice de la Rochefoucauld oficiaba la ceremonia, diseñó en su mente este producto que por fin salió a la venta el día 14 de julio de 1989, bicentenario de la toma de la Bastilla.
Este gel que se comercializa en tres formatos (barbas difíciles, barbas fáciles y barbas neuróticas), obtuvo el primer premio en la 14 Exposição de cosméticos do Brasil y el tercero en el Festival de canciones búlgaras de Koprivshtitza.


-Tratamiento para las uñas frágiles, estriadas y quebradizas Veronique Chang:

En una ocasión, mientras Veronique maltrataba a su marido se le rompió una uña y a punto estuvo de suicidarse ingiriendo suavizante para la ropa, si no llega a intervenir su vecina Lorraine que la detuvo y la tranquilizó explicándole pausadamente que la fractura de una uña tiene remedio al mismo tiempo que le regalaba unos guantes de lana de color beige. Veronique se quedó tan extasiada con el obsequio que decidió a su vez gratificar a Lorraine regalándole la  botella de suavizante y un sonajero. La amistad entre ambas a raíz de este suceso duró veinticuatro horas más, justo hasta el momento en que Lorraine descubrió a Veronique sulfatando las petunias de la primera sin permiso por escrito.
Como se puede leer en la etiqueta de este producto, un único uso garantiza unas uñas irrompibles durante doscientos cincuenta años, siempre que no se mojen -las uñas, no los años- o se introduzcan en anos ajenos.


-Crema hidratante nutritiva "extracto de bilis de saltamontes" Veronique Chang:

Creado por Veronique utilizando como ingrediente básico y activo el extracto de bilis de saltamontes verde que debido a su inusual composición repara los tejidos dañados transformándolos en el cutis de un bebé con 56 años de vida. Denunciada en su día por los veganos, que la acusaban de tortura injustificada de insectos, Veronique se defendió argumentando que antes del proceso de extracción de bilis, se dormía a los insectos obligándoles a escuchar música punk a un volumen brutal y durante 56 horas seguidas y que una vez anestesiados con las guitarras distorsionadas y los gritos demenciales y agónicos el procedimiento resultaba prácticamente indoloro.


-Exfoliante desincrustante y seboregulador para todo tipo de pieles Veronique Chang:

Uno de los productos estrella del amplio catálogo de Veronique Chang, creado para recomponer la dignidad de las pieles infrahumanas y acneicas. Eficaz contra los puntos negros, a los que tinta de blanco nuclear, y el acné, al que combate fosilizándolo en minúsculas rocas sedimentarias. Junto al tubo de 125 ml de crema exfoliante se regala un tratado de Paleontología y un trilobites desmontable.



A continuación, y para terminar con este artículo, les invitamos a leer un extracto de la entrevista que Veronique Chang concedió a Grégoire Babineaux a la salida del juicio celebrado contra ella en Versalles por un delito de conducta inmoral y lasciva (fue encontrada practicando reiki con un bebé morsa aquejado de encefalitis viral) y por el que la acusación particular solicitaba 10 años de cárcel, aunque en ultima instancia fue declarada inocente.


¿Por qué elegiste ser cosmetóloga?

Es una historia que ya he contado muchas veces. Se me apareció un arcángel y me convenció. Yo en aquel momento quería ser monja de clausura o prostituta pero al final creo que elegí bien (risas) y ahora gano un montón de dinero, tengo 14 chalets y un monopatín y disfruto siendo una elegida.

¿Cómo fueron tus comienzos?

¿En la cosmetología te refieres? Bueno, empecé gracias a un amigo al que nunca podré agradecer lo que hizo por mi porque ya está muerto, llamado Walter Molyneux y que me enseñó todo lo que sé. Claro que yo le pagué con mi simpatía y algún que otro recurso excepcional de esos que escondo.

- ¿Porqué te decidiste a lanzar una línea de productos profesionales?

Qué pregunta más tonta. ¡Para ganar dinero! Sobre todo para eso, aunque también influyó el hecho de que, en aquel momento de mi vida necesitaba sentirme importante a nivel mundial, pues estaba precipitándome en lo que parecía una depresión salvaje. Ser pobre deprime ¿sabes?

- ¿Cuál es tu sueño por cumplir?

Diseñar un perfume para asesinos. En las cárceles de seguridad no se les suministra a estos tipos ninguna clase de colonia y eso me parece una perfecta tontería. Un psicópata que huela bien será un psicópata feliz.



Fuente: Tontistyle International Magazine
Entrevistador: Grégoire Blatte
Traducción del francés: Ataulfo López Pérez

jueves, 16 de agosto de 2012

Segundo email del 16 de agosto 2012

Max Ernst, La vierge corrigeant l'enfant Jésus devant trois témoins: André Breton, Paul Eluard et le peintre, 1926


Hola otra vez, cielo:

Hace unos días recibí por Gmail un correo de un supuesto lector de mi blog en el que entre otras cosas me explicaba lo mucho que se ríe con mis textos divertidos y bla bla bla, y el enorme desprecio y asco que siente por bastantes emails, sobre todo los graves e introvertidos o aquellos en los que arremeto contra la religión y la vida. En su atolondrada misiva compara ese tipo de escritos con los de un suicida en potencia y me pregunta cuál es la razón por la que no me cuelgo de una viga para bien de los que realmente están convencidos de que vivir es un auténtico regalo de Dios.

Al principio, nada más leer ese conjunto de malas interpretaciones y extrapolaciones de mis humildes emails (dirigidos a ti) decidí no hacerle ni puto caso y, por supuesto, no enviarle una respuesta. Pero como el cerebro de los primates es volátil, contradictorio y la mayor parte de las veces, extremadamente cambiante a conveniencia, esta madrugada he decidido contestarle y he preparado una respuesta. Te la copio:


Querido anónimo:

Al leer tu email he sentido unas repentinas ganas de viajar a cierto lugar lejano y en otro continente donde veneran a Herodes el grande y destrozar su altar por no haber extendido su hobby a Europa y más concretamente a España y al pueblo valenciano donde entre terribles esfuerzos viniste al mundo. Me imagino la cara de tus progenitores cuando contemplaron la santidad de tu cuerpo y la luz que resplandecía cuando sonreías a tu tremenda fortuna, la suerte de haber nacido para abrazar la inútil creencia de que todo lo que sucede es por un solo motivo (Dios). 

Puede o no que exista ese estúpido ser todopoderoso que juega con nuestros futuros, pero lo que está tremendamente claro es que tu Dios y el Dios de los católicos no es el mismo. El tuyo es incluso más fascista y peligroso. Ellos veneran una figura que les proporciona consuelo y dolor al 50 %. Tú, sin embargo, o mejor dicho, tu Dios sólo tiene un motivo para existir: dotar de autoritarismo concentrado a ciertos individuos trastornados. Porque eso eres tú, amigo sin nombre, un pingajo de carne con una cabeza repleta de odio y tontería a partes iguales, que desea de una forma totalmente irracional que ese maldito Dios inventado por sus miserias y terrores le regale cada día la perpetua razón. 

En una de tus más graciosas ocurrencias me dices que debería suicidarme por el bien de la gente que piensa que vivir es un regalo de Dios. Tu Dios. El Dios de los cenutrios. Un Dios asesino y cruel que no duda en propagar odio disfrazado de enseñanza. Pues bien, querido, me suicidaré cuando tú seas lo suficientemente valiente como para comerte a tu madre guisada con alcaparras en un Wok, es decir, nunca. Porque aunque mis escritos sean pesimistas con los seres racionales, no dejan de ser textos libres, con más o menos ficción, pero sobre todo, son míos; y yo, al contrario que tú y tu Dios omnipotente, supremo y absoluto, sólo doy MI opinión, que puede ser o no correcta y que, como nos sucede a los que verdaderamente pensamos, puede cambiar de un día para otro según las circunstancias, aunque a veces, no voy a mentirte, intervienen otros factores que ni en un millón de millones de años podrías llegar a entender.

No voy a extenderme más, mi tiempo es valioso y tú no te mereces ni un segundo. Sigue malinterpretando a tu antojo, sigue creyéndote un ángel misericordioso. A mi me la refanfinfla.

Tuyo:

Greg

PD: Me alegra saber que mis textos graciosos te divierten. Me apuesto un céntimo a que no los comprendes y que simplemente te ríes por inercia. La inercia de los zoquetes, que en su gran conjunto nos transporta a la involución final.


No sé si creerás que he sido demasiado benevolente con él, pero no tenía ganas ni tiempo para extender mi desprecio. De todas formas, y tú bien lo sabes, ya nada será igual, porque todo cambia y al mismo tiempo todo sigue un rumbo establecido, para bien o para mal.


Un besazo.

Email del 16 de agosto 2012

M.C. Escher, Snakes.1969


Querida amiga:


Existen unas cuantas especies de serpientes, no demasiadas, que como estrategia de conservación ante un enemigo superior por el que podrían ser devoradas pausadamente o engullidas de una sóla pieza, han desarrollado una curiosa estrategia: comportarse como cobardes fingiéndose muertas. Incluso se ponen de espaldas contra el suelo y sacan la lengua. Si durante este acto de achantamiento y disimulo, alguien les da la vuelta y las devuelve a su posición original, es decir, vientre contra el suelo, ellas vuelven a adoptar la postura acoquinada exponiendo las escamas ventrales al cielo y volviendo a sacar la lengua para demostrar que lo suyo no es una farsa o una pantomima y que realmente están muertas y remuertas. Lo curioso del asunto es que cuando el presunto agresor se retira a un par de metros de distancia, éstas de repente recobran la vida y emprenden una repentina y rauda retirada.

Mi táctica ante el devenir de los días en este juego amañado al que llamamos supervivencia es la misma. Cuando una conversación no me interesa, dejo volar la mente y la dirijo hasta confines inexplorados de la psique humana más o menos demente, mientras mi boca sigue hablando como una máquina programada, mis oídos hacen como que escuchan y las arrugas de mi rostro demuestran al emisor-receptor de dicha conversación estúpida, irrelevante y cansina hasta la extenuación que sus sabias palabras son el culmen del raciocinio y de la inteligencia y que sin una dosis masiva de ellas a la semana yo no podría estar vivo y sentirme tan completamente satisfecho y feliz.

Idéntica maniobra sucede con las horas. Las noto pasar sumido y paralizado en una falsa actitud de expectación, silencioso pero al acecho, Las comprendo como unidad de tiempo, pero me repele su extrema frialdad y su absoluta falta de delicadeza. ¡Un puñado de esas infames equivale a toda una vida! y durante toda esa vida, corta y alegre o larga y extenuante, cada individuo nacido de madre ha escrito sin proponérselo una autobiografía; un conjunto de semblanzas y sucesos que nunca servirán para absolutamente nada y que de alguna forma definirán su breve paso y su efímera gloria por y en el Universo. ¡Nunca una porción de la nada ha sido tan exaltada! ¡Nunca un trozo de carne corrupto ha sido tan solemnizado! Vivimos desconociendo la causa por la que lo hacemos, pero moriremos desconociendo la razón de la muerte. Entre esos dos puntos tan opuestos como distantes, sufriremos vejaciones, martirios y violaciones, nos insultarán, nos amedrentarán y en última estancia seremos vilmente traicionados, apaleados y asesinados. Y todo con el mismo fin: demostrar que la vida sigue un curso señalado que conduce hasta donde las circunstancias y la casualidad desean.

Pero seamos claros por un instante: ¿si pudiéramos elegir, optaríamos por la agonía como medio de reacción biológica evolutiva? La mayor parte de los amigos y conocidos que durante un tiempo encuesté sobre el asunto me respondieron afirmativamente. ¡Despreciables mentirosos! Sólo un demente o adicto al dolor puede responder semejante falacia. Vivir es un proceso por el cual todo individuo se prostituye por un único y exclusivo propósito: acabar con el juego lo más rápido posible. El verdadero problema comienza cuando para cierta clase extremadamente numerosa de sujetos, el juego implica saltarse por completo las normas establecidas por una invisible inconsciencia superior y hacer trampas para auto demostrase su eterno (¡Ja!) e imparcial poder. Durante ese proceso que dura un tiempo infinito, la raza se adultera y entonces ocurre el falso final, que surgió del falso principio, de ese falso y deshonesto juego al que estamos obligatoriamente invitados a participar.

Si en esa absoluta totalidad que forman el espacio y el tiempo, desde el comienzo de lo que llaman Big Bang hasta lo que, sin meditar demasiado los conceptos, podríamos llamar Destino final y que los científicos más resabiados y pedantes bautizan como Big Crunch o Big Rip, el proceso físico ha seguido un curso vagamente definido pero imparcial en sus circunstancias. El Universo, mucho más velozmente de lo que se intuía en un principio, se expande. Cuando una estrella masiva ha consumido su energía explota con una violencia inimaginable en forma de supernova y acelera el proceso. La energía oscura, que impregna al Universo, actúa oponiéndose a la atracción gravitatoria, y hace que éste crezca más deprisa.

Somos nada y aun así queremos nuestra parte en el desarrollo y final del Todo; necesitamos convencernos de que en nuestra maravillosa grandeza divina, etérea  y celestial, todavía tenemos poderío y fuerza como para acabar con el principio verdadero y convertirlo en algo que nunca será, básicamente porque nunca debió existir.


Besos y abrazos.


PD: En las últimas dos semanas estoy llevando a cabo una especie de purga, por llamarlo de alguna manera, entre un gran número de falsos amigos y conocidos en general, de esos que en lugar de aportar beneficios sólo traen consigo perdidas de tiempo, problemas y dolores de cabeza. La lista de los que he borrado de mi teléfono móvil, redes sociales, y sobre todo de mi vida, es considerable y me siento totalmente orgulloso, aunque si he de ser sincero, no es la primera vez que lo hago, y supongo que tampoco será la última. Sin mentirosos, interesados, tacaños y trastornados de ambos sexos, el futuro, o lo que pueda quedar de él se vislumbra menos horrible.

miércoles, 15 de agosto de 2012

Email del 15 de agosto 2012

Remedios Varo, Naturaleza muerta resucitando. 1963

Hola:



El siguiente texto se titula "Frutos de Ganímedes". Espero que al leerlo te de las mismas ganas de vomitar que me ha dado a mí mientras lo escribía...


A continuación les ofrecemos un extracto del libro "Frutos de Ganímedes" escrito (según el autor) por el extraterrestre Gre-L28-P, aunque sus muchos detractores prefieren llamarlo "El psicótico de Benimaclet". Recordado por ser el  autor del aclamado, sobre todo en instituciones psiquiatricas, "Prefiero ser hipocondriaco gay antes que médico viril". Escrito con un lenguaje terrícola simple y directo que lo hace muy asequible para un publico diverso (y algo mermado de facultades racionales) y con información contrastada y veraz, por lo menos eso deja entrever en el prólogo su amigo y mentor CON+3-S+RAS. Esta obra, editada por "Laxantina publicaciones" en cartoné con sobrecubierta y papel Gardapat de 135 gr, se nos antoja de lectura obligatoria y no dudamos que en un futuro no muy lejano servirá de referencia imprescindible para eruditos, endocrinos, científicos de la NASA y populacho en general.


SUDAÑÓN ESTERNOCLEICO (Ocdesidium sudañonis):

Tambien llamada Cajayyii por los habitantes de Ío y Calisto, que lo importan a toneladas, el sudañón es el fruto del árbol Sudañoistes que crece en algunos cráteres de impacto de la zona sur del hemisferio norte. Del tamaño de una pelota de baloncesto de competición, de sabor salado y al mismo tiempo celindroso y agridulce. Existen dos clases de sudañones: el de color negro carbón que es mas pulposo y rebota cuando lo dejas caer en el suelo y el rojo, que no bota y suele romper las baldosas y las tarimas flotantes. Las pepitas, minúsculas y con forma de cienpiés risuroso resultan comestibles si antes de tostarlas se entonan tres canciones fresurizantes al revés (comenzando desde el final hasta acabar por el principio) mientras con el pie derecho se adoptan posturas claramente obscenas.

Contiene: agua (0.8 %), arena frisilla majenada (46.02 %), ganimesina (20 %), fosfatos alicósicos (32.8 %) y vitaminas R y X (1.02 %)

La resina del árbol, de aspecto asqueroso y tan pegajosa como la fileplaxia de un abogado sodomita, se aplica para combatir la disopragia rectal y el aceitismo soleidoso.
La semilla del sudañón contiene: 83.000 calorias, 58 g de esocoicina, proteinas (0.1 g), fibra almentosa (o.3 g), entre otros valores.
Las hojas del sudañón son maravillosas como forraje para suegras y ganado en general, pero también pueden tener otros usos medicinales.
La corteza macerada y preparada en infusión se emplea en caso de cenutrismo avanzado. Se cocina de la misma manera que los huevos fritos jupiterianos aunque sustituyendo el aceite de clorimocho por jugo de Alivantus esmerilandi.


AGLIOXINIA (Aglioxinium axa):

La aglioxina es un fruto similar a la pera conferencia del Bierzo que se cultiva en la Tierra, aunque realmente ni en su apariencia ni en su sabor se parece remotamente a esta, ya que su forma se asemeja más a la de un feto de brontosaurio liliputiense que ha sido cortado en rebanadas simétricas. De sabor jugoso y rubifosado, sobre todo al madurar, sus semillas son únicas entre todas las frutas del Universo porque tienen la capacidad de silbar los exitos de los cuarenta principales ganimedesianos.

Contiene: sofradón (25 %), agua (0.0001 %) ácido escróticídico (60 %), transistoridios meganifónicos (14%)

Actua como samplirificante y diurético, tónico cerebral y en los primeros estadillos de abnidiosis cefalenativa ejerce acción antiruxelativa.
Recomendado para las embolias y a enfermos de amor zoofílico. Es nutritiva, laxante, acedinatosa e hipersofotónica. Fruta refrescante y áspera, estimula las ganas de mandar todo a paseo y ayuda a centrarse a los violadores descontrolados y sanadores en serie.
Aconsejada para lubricar los ombligos y a enfermos crónicos de apoplejia o fostrancia. Para las digestiones pesadas se utiliza junto al jugo de ladrillo de terracota. Con el caldo de setecientas aglioxinias cocinadas en medio litro de tónico capilar durante treinta y seis horas, se hacen gárgaras y se toma un poco cada siete meses para aliviar las enfermedades de los pobres, inadaptados y perdedores en general. Las semillas no deben guardarse en bolsillos de pantalones sucios o blusas arrugadas, pues son muy maniaticas y aprensivas.


PISFRA O BAJACUTA DEL HIELO (Ay ay ay musculosa):

Llamada también crsay, crosa, crusinteria o fisturin.
La pisfra (pronunciar "phissfraii") contiene una elevada proporción de proteroncias (97 %) y aceites accidentales necesarios para el organismo ganimedesiano, que ayudan al metabolismo a mantener un estado de salud decente de las encías secundarias y los solenoglocios dicticiosos; eleva las defensas contra las picaduras de embutlinia martirizante globosa (Sideris sideris sideris) y sirve para santificar las fiestas.
Por su elevado contenido de restrificantes adulsivos está contraindicada para aduladores, vociferadores balineaticos y coroneles intrépidos.

Contiene: nada absoluta (99 %), piturincia axiledoide (1%)

Se destaca por su riqueza en vitamina cerrocítica, materias sulfuronitrogenadas y fascídos amnioticos, dusticina, crosidantina, sastolicina y polvos pica-pica.
La leche de la pisfra es un excelente sustituto del sexo oral. Se dice que los masajes con aceite de pisfra pueden hacer que el peritoneo baile un twist.
No es aconsejable que la consuman taquilleras diabéticas, tampoco conviene consumirla al vapor o cocinada junto a muslitos de ave frig-frig (Aducelotis anglesensei).


SNARACUFÁ MOSCADA (Andreitia solensis):

Llamado tambien xiluricinso o trifadilla salvaje.
El fruto es marrón sofá, globulado, delgado y recuerda vágamente a un vibrador clerical común. Las hojas contienen pictradisa, ácido cisilanoso y glucosa. Los frutos, además de los componentes anteriores, contienen  exageradas cantidades de cuctina, flusoricina ensaimadonciada y petreril.
Los efectos antisépticos y antifrisofutivos han sido demostrados. Es astringente, repelente, bactericida y protector de los débiles y de las membranas vaginosas. Mejora el salto con pértiga.

Contiene: cositas (20 %), pistrifantos (15 %), mamamaletoides (40 %) y bromisutrisis (25 %)

El extracto de snaracufá ejerce una acción espermicida en algunos políticos de derechas o en enterradores analfabetos. Las hojas contienen una sustancia similar a la sangre de los langostinos sicelados.
El empleo de trozos de tallo machacados o en forma de polvo o infusión puede hacer que el sujeto que lo toma sienta unas repentinas ganas de saltar desnudo sobre un policía misántropo.
Se ha demostrado que los imbéciles soportan muy bien el consumo de snaracufá por su elevado contenido en cisiloides alcalinas.
Las snaracufás prensadas no sirven absolutamente para nada, aunque cierta clase de individuos disfrutan introduciéndoselas por el ano y contando sus experiencias en los baños públicos.


VRIVIA OCCIPILANTE (Occipis nauseabundis)

Hay numerosas variedades y existen más de 13.000 especies en Ganimedes, Ío, Calisto e incluso Júpiter. El fruto es incoloro, por lo que sólo se puede ver usando unas lentes especiales que se fabrican en Sinope o Amaltea. Se consume madura, sola o en compañía de prostitutas inhibidas. Aunque su olor es repugnante, su exquisito sabor hace que los nacionalistas atraquen iglesias para conseguir dinero.

Contiene: Este fruto basicamente se compone en su totalidad de ducsificias contralosidadas.

Las semillas y la corteza se extraen contando un chiste insustancial al árbol que lo produce y se utilizan desde tiempos inmemoriables como abductor de semen de Rapiciatus norwejicus.
Calcifica cerebros y descalcifica huesos, dientes y uñas. Utilizado para lavar las fajas que normalmente encojen.
En personas adultas y mentirosas, un vaso de zumo de vrivia es suficiente para que se comporten como rameras sucias y decadentes.
Utilizado en pediatría para controlar los eructos y disiciliar los molestos estruncidos vocalizantes.

lunes, 13 de agosto de 2012

Email del 13 de agosto 2012

Richard Prince, Killer Nurse. 2005


Hey:


De entre todas las flatulencias dolorosas que se han formado en mi tracto gastrointestinal, hay una que destaca sobre las demás. Dicha ventosidad, a la que llamé Fifí, que me amargó durante una semana y que al final fue destruida gracias a un montón de comprimidos de Flatoril, transformó mi carácter y me convirtió en un maldito cínico despreciable, incapaz de interactuar con humanos guapos y, sobre todo, un negativista recalcitrante. Pero no te escribo para disertar sobre mis gases estomacales, aunque la verdad es que el asunto daría para varias páginas y al final estoy seguro de que te resultaría una lectura reconfortante, sino para quejarme enérgicamente sobre el desodorante Deliplus y su fama inmerecida. Creo que fue el lunes de la semana pasada cuando por alguna razón completamente ilógica decidí cambiar de marca y adquirir el de Mercadona; ya sabes que esa es su marca blanca en droguería y perfumería. No me voy a detener a expresarte con cuanta emoción llegue a casa y con qué ilusión lo deslicé por mis axilas, por supuesto después de destaparlo. Al principio y por mucho que intenté meter la nariz entre el sobaco izquierdo (sabes que soy rojo hasta para este tipo de cosas) no percibí ningún olor agradable; la verdad es que tampoco reconocí ni siquiera mi olor corporal viril, recio y súper masculino, pero no me alarmé, pues es de todos sabido que algunos de estos potingues, sobre todo los que son en barra, tardan un rato en hacer efecto. El problema surgió cuando de repente y sin previo aviso mi oreja derecha se desprendió por completo, cayó al suelo y fue mordida por mi perro. Tampoco me hizo sentirme del todo bien el hecho de que de uno mis sobacos empezase a crecer una mano y tratara de estrangularme. Pero lo que de verdad trastornó mi atractiva seguridad en mí mismo fue lo que ocurrió pasadas las doce y cuarto de la noche. Como sé que eres fácilmente impresionable voy a omitir por completo la serie de transformaciones increíbles que afectaron a algunas partes de mi cuerpo.

Mientras te escribo estas líneas, una enfermera grande y gorda, pero que por razones incomprensibles sólo pesa cuarenta y dos kilos, me está cambiando el catéter; mientras su asquerosa sonrisa demuestra que debería visitar al odontólogo más a menudo, no para de contarme la suerte que tuvo su tío-abuelo Alfredo en la guerra civil cuando unos fascistas lo confundieron con un salmón de rio y Superman lo salvó de ser cocinado y engullido en el último instante. Sinceramente, no sé si estoy en el hospital, en un sanatorio mental o simplemente en un sueño, pero no me importa. He llegado a un punto en mi vida en que lo único verdaderamente importante es sobrevivir sin pasar por la consulta del urólogo. Y creo que lo estoy consiguiendo. Poco importa que el noventa y cinco por ciento de mis antepasados masculinos murieran de cáncer de próstata, gangrena de Fournier o tuberculosis urogenital. De momento estoy vivo, no demasiado cuerdo, eso está claro, pero todavía soy capaz de gritar piropos obscenos en las manifestaciones y consignas políticas a las tías buenas y macizas.

Si quieres que te sea sincero, desconozco cuándo se terminará este sueño, o cuándo me darán el alta en el frenopático. Si como yo espero sucede antes de que el anticristo regrese a la tierra y someta a suplicios considerables a los políticos, jueces y ninfómanas, te avisaré con un silbido anagramático soplado debajo de tu ventana. Si por el contrario no sucede nunca, te recomiendo que sigas con tus estudios de sociología neoconductista zulú y con la clase de inexistencia que llevas ahora.

Querida, tengo que despedirme, pues si no lo hago la gorda de la que ya te he hablado y que me cambia los pañales me asfixiará con ellos. Te deseo lo mejor de lo mejor en esta vida, y lo peor de lo peor en la otra vida, ya sabes, esa que algunos imbéciles creen que existe pero que realmente sólo existe cuando uno está verdaderamente jodido.


Un besazo.

sábado, 11 de agosto de 2012

Email del 11 de agosto 2012

Julien Chaves, Grande métamorphose. 2008


Hola querida:

Esta mañana he estado trabajando en un guión cinematográfico de ficción sobre un tipejo repelente. Al final lo he dejado sin acabar porque me he dado cuenta de que sólo era una estúpida forma de perder el tiempo. Y mi tiempo, aunque casi siempre acaba por costarme dinero, es mío, y puedo hacer con él lo que me venga en gana. Puedo retorcerlo, cercenarlo o agotarlo por completo; pero también soy capaz de dirigirlo, de canalizarlo o adiestrarlo a mi conveniencia.

Mientras trataba de pensar en qué final ponerle a esos folios repletos de líneas innecesarias he sentido la tentación de pensar. Y he pensado. ¿Ha valido la pena? Sinceramente, lo ignoro, pero  he llegado a varias (¿inevitables?) conclusiones:

1 - Me llamo Gregorio (Gregory para los amigos). Tengo 50 años de edad y las condiciones mentales seriamente mermadas (vivir rodeado de cenutrios tiene un precio). Aunque hay momentos en que soy consciente de que existo, la mayor parte del tiempo lo gasto intentando atar mi libertad individual a una puerta. Pero no sirve de nada. Una y otra vez me la roban, la violan, la desprecian,  la golpean, la pisan y, a veces, incluso defecan sobre ella. Cuando me la devuelven completamente gastada tengo que volver a utilizar ese valioso tiempo que tanto me cuesta, tranquilizándola, curándola, limpiándola y acariciándola.

2 - Mis necesidades emocionales e intelectuales no son tan diferentes de las de cualquier ser humano al que la naturaleza del sentido común haya dotado de libre albedrío. Y como ser humano, inteligente, capaz y temeroso de los demonios de la estulticia, nunca me cansaré de glorificar a los perdedores que gastan sus horas alimentándose de frases coherentes, fusas y semifusas o planos subjetivos. El resto, los incondicionales yonkis de la involución y toda esa gran caterva de ignorantes prescindibles, simplemente ya no existen, aunque a veces, cuando me lamento y sollozo tirado en el suelo, les oigo respirar calladamente mientras esperan una posible y poco probable oportunidad.

3 - Como no tengo el conocimiento etimológico suficiente para discernir si la muerte en sí es un estado de perfección absoluta o simplemente un descanso involuntario, forzoso, imprescindible pero inevitable y auténticamente necesario, he decidido seguir viviendo. Viviendo o sobreviviendo de la única forma que conozco: esperando algo. Y esperaré por lo menos hasta que comprenda el significado oculto y la diferencia fundamental entre ambos vocablos: vida y muerte.

No quiero despedirme de ti sin antes copiarte un par de hojas del guión inacabado, francamente mediocre pero con cierto sentido perverso rastreable, que ha obrado en mí las anteriores reflexiones. Se titula "El éxtasis de Mariano" y trata sobre el poder y el sinsentido. Todos conocemos a algún Mariano. Todos hemos sentido sus alientos rancios calentándonos los cogotes. Hasta tú, amiga incondicional y competente, estarás de acuerdo conmigo en que, exceptuando la mordedura de una víbora en plena arteria carótida, no existe nada tan siniestro como esa clase de tipos; y poco importa que esos sujetos en su par 23 sean XX o XY.


1 NEGRO

VOZ EN OFF:
(Sobre fondo negro con los títulos de crédito, sin ninguna clase de música)

Se llama Mariano y en estos momentos debería estar muerto.

(Imagen de un helicóptero volando sobre el cielo)

Es tremendamente feo; su mente está podrida y malformada. Cuando habla cecea e inventa mentiras a una velocidad increíble para un humano. Pero bueno, eso no es verdaderamente importante.

(Otra vez fondo negro.)

Tiene un puñado de amigos de ambos sexos que lo ensalzan continuamente. Algunos son incluso más feos que él, otros más mentirosos; pero ninguno cecea. No les hace falta. Cuando están juntos son tan peligrosos que la gente se aparta cuando los siente cerca. Quizá es porque huelen.  Bueno, eso no es verdaderamente importante, por lo menos en estos momentos.

(Imagen de cielo, tomada desde el helicóptero)

Este individuo ruin y despreciable se siente como un elegido enviado por el Dios redentor para exterminar cualquier clase de idea contraria a la que se pudre en su cerebro. Pero eso no es importante en este momento y en estas circunstancias; ya nada es importante. Sólo Mariano.


2 INTERIOR DE UN VATER (DÍA)
(Un tipo barbudo está sentado sobre un retrete con cara pensativa. De repente suena el teléfono y una mano blanca, bastante grande y que riela surge desde la nada y le entrega un auricular. Es la mano de Dios.)

MARIANO: Gracias, altísimo. Espera...no te vayas....(Hablando por el teléfono) ¿Eres tú? Sois unos capullos. Dile al fotógrafo que está despedido. Despedido. ¿Me oyes? A la puta calle con él. ¿Cómo que por qué? Me ha sacado feo. ¿No lo comprendes? ¿Qué van a pensar los borregos que me votan si ven esa foto? Despídelo ya y no le pagues un céntimo. ¡Que nos denuncie!. ¿Entendido? Vale. Adiós. (Dirigiéndose a la mano de Dios) Y tú, a ver si eres más rápido. Ha sonado tres veces.

DIOS: Le pido perdón. Estaba limpiándole el carnet del partido.

MARIANO: Oh sí, ayer lo utilicé para otras cosas y seguramente estaría manchado. Muchas gracias, altísimo. Me satisface que pienses por ti mismo.

DIOS: Sus deseos son órdenes para mi, su servidor...

MARIANO: No me gusta hablar con un brazo. Quiero verte entero.

DIOS: (Apareciéndose completo) ¿Desea algo mi señor?

MARIANO: Sí, necesito sentirme querido por todos.

DIOS: A usted le quieren todos. Cualquier votante de su PARTIDO daría la vida si usted se lo pidiera...

MARIANO: Pero yo quiero que me quieran los rojos. Y que sientan escalofríos cuando me vean por la calle, o por la televisión...

DIOS: Le aseguro que ya sienten escalofríos cuando le ven...

MARIANO: Pero son de odio. Quiero que me amen y que se postren a mis pies. ¿Vas a hacer algo por mí? ¿Vas a obrar ese pequeño milagro por mi?

DIOS: Sus palabras son órdenes para mí. Pero debo recordarle que cada ayudita mía tiene un precio. Usted ya lo sabe.

MARIANO: ¿Cómo no voy a saberlo. Ya me has ayudado veinte veces...

DIOS: Veintiuna...

MARIANO: Lo del helicóptero no cuenta, al fin y al cabo también la ayudaste a ella.

DIOS: Y me cobré el precio estipulado.

MARIANO: Bueno, menos cháchara. ¿Qué me vas a cobrar esta vez? Ya casi no me queda pasta...

DIOS: Mi señor, ese no es mi problema. Que todos los rojos españoles se arrodillen ante ti y te rindan alabanzas te costará trescientos millones de euros al mes.

MARIANO: ¿Estás loco? Las cosas están muy mal. Ya no puedo delegar en nadie. ¿De dónde quieres que saque tanto dinero?

DIOS: Todo lo nacido de la corrupción perece, como hijo que es de la corrupción. Mas lo nacido de incorruptibilidad no perece, sino que permanece incorruptible, como hijo que es de la incorruptibilidad.

MARIANO: Oh, qué espeso. ¿De quién es esa mierda?

DIOS: De mi hijo Jesús.

MARIANO: (Estornudando) ¡Ay! ¡Atchiiiiis!

DIOS: Jesuuuuuus.

MARIANO: Vaya, ¿qué eres? ¿Un graciosillo?


El texto del guión inconcluso tiene unas ochenta páginas, pero no voy a provocar tu aburrimiento transcribiéndote ni una más. Ahora me despido de ti, afligido (como siempre) por lo que nunca será, aunque cada uno de todos nosotros lo intente una y otra vez.

miércoles, 8 de agosto de 2012

Email del 8 de agosto 2012

Frantisek Kupka, I do not care. 1902


Hola querida:

Ayer por la tarde decidí visitar a una amiga a la que no veía desde hacía ocho o nueve meses y que lo está pasando ciertamente mal a causa de su divorcio. Nada más llegar y después de darle un efusivo abrazo nos sentamos en un cómodo sofá y me presentó a su loro africano gris de cola roja Mojadito, que altanero y desafiante se balanceaba en su percha de metal a unos tres metros de nosotros. Aunque sabía que mi amiga tenía un loro, nunca antes lo había visto, pues su marido me caía francamente mal y las pocas veces que nos reuníamos era en algún bar del centro de la ciudad, en terreno neutral. Antes de empezar nuestro coloquio, Aurora me previno de algunas pequeñas peculiaridades de Mojadito, enseñadas pacientemente por su ex-marido en el pasado y que lo hacían, como mínimo, un ave excepcional.


AURORA: ¿Al final has vendido muchos ejemplares de tu libro?
YO: Pocos, la gente no se quiere gastar un duro, básicamente porque no tiene un duro y menos si el autor es un desconocido...
AURORA: Es cierto. No sé cómo vamos a acabar...
YO: De todas formas, que venda o no, no va alterar mis emociones...
MOJADITO: ¡Me tocas los cojones!
AURORA: Ya te expliqué la reacción que le producen al loro algunos finales de palabra. Olvídalo y continúa...
YO: Si, ejem.  Qué gracioso es.  Te decía que aunque no venda muchos ejemplares, no pienso alterar mis emo..., quiero decir, que aunque no venda ninguno más eso no va a trastocar mi dignidad.
AURORA: ¡Eso está bien! Cada uno debe ser cada uno, pase lo que pase.
YO: Cierto. No importa que nada salga bien. Lo verdaderamente importante es sobrevivir sin dar demasiados trompicones...
MOJADITO: ¡Me tocas los cojones!
YO: ¡Vaya! Había olvidado la peculiaridad de tu loro.
AURORA: No te preocupes de Mojadito y continúa. Por cierto, ayer tuve el juicio con mi ex-marido y el muy capullo no se presentó. ¡Menudo pedazo de hijo de puta!
YO: Bueno, este mundo está repleto de cabrones...
MOJADITO: ¡Me tocas los cojones!
YO: Sí, claro, ejem. Te decía que el mundo está repleto de gilipollas. De nosotros depende no caer en sus juegos.
AURORA: No sé cómo llegué a enamorarme de un tipo así. Debía estar pasando por un momento psicótico.
YO: Ese no es el problema, pero por lo menos tú te has dado cuenta. La verdad es que a mí siempre me pareció un completo mamón.
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
AURORA: Ah, sí. Olvidé contarte que las terminaciones en "on"...
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
AURORA: ¡Cállate ya Mojadito! Las terminaciones esas también le afectan. ¿Te das cuenta en qué perdía el tiempo mi ex?
YO: ¡Podía haberle enseñado a patinar!
AURORA: Sí, tienes razón.
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
YO: Debemos tener cuidado con cómo formamos las oraciones...
MOJADITO: ¡Me tocas los cojones!
YO: ...gramaticales....
AURORA: Bueno, se trata de sustituir las palabras que acaban en lo que tú ya sabes...
YO: Sí, pero entonces la conversación...
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
YO: ¡Mierda! Decía que si hacemos eso, la conversación...
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
YO: ¡Joder!
AURORA: No te pongas nervioso. Da igual que nuestra conversaci..... se ralentice. No te preocupes.
YO: ¿Y no sería más sencillo estrangularlo?
AURORA: No seas animal.
YO: Era broma, mujer. ¿Por dónde íbamos? Ah, sí. Tu marido. ¿Y piensas que el juez te concederá una asignación?
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
AURORA: Si no lo hace, para qué diantres me servirá la anulación...
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
YO: También tienes razón...
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
AURORA: Por lo menos espero quedarme con el coche, que vale una pasta, aunque odio a muerte sus feísimos alerones...
MOJADITO: ¡Me tocas los cojones!
YO: Pues se los quitas o mejor lo vendes. Es un Audi: por lo menos sacarás un pastón...
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
AURORA: No tanto....ya tiene cinco años. Los coches de gama media o alta también sufren devaluación.
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
YO: ¿Y qué no se degrada en un mundo como este? Somos humanos y como tales necesitamos de la destrucción...
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
YO: … para poder volver luego a la construcción...
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
AURORA: Bueno, no te pases colega, hay algunas excepciones...
MOJADITO: ¡Me tocas los cojones!
YO: ¿Excepciones?
MOJADITO: ¡Me tocas los cojones!
AURORA: Quiero decir que, bueno....yo no soy tan negativa como tú. Todavía pienso que una gran porción...
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
AURORA: … de la humanidad es verdaderamente buena y no alberga malas vibraciones.
MOJADITO: ¡Me tocas los cojones!
YO: Ese es un pensamiento estúpido y claramente demencial. Y perdona que te lo diga. Nada en lo que tenga que ver el ser humano está libre de enajenación...
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
YO: ... alteraciones y...
MOJADITO: ¡Me tocas los cojones!
YO: ... profunda aflicción.
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
AURORA: Hay que ver lo tremendamente negativo que eres. Y con la edad vas a más. Deberías buscar una solución a...
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
YO: ¿Solución?
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
AURORA: ¿Puedo preguntarte algo? ¿Eres feliz? ¿Podrías vivir sin imaginarte continuamente confabulaciones...?
MOJADITO: ¡Me tocas los cojones!
YO: ¡Caray! Ya son las seis y media. He quedado a las siete con mi hermano en el chalet de su urbanización.
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
AURORA: Como siempre, ha sido un placer charlar contigo. Dame un par de besos, corazón.
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!
YO: Hasta la próxima. Adiós Mojadito, espero que lo tuyo no tenga continuación.
MOJADITO: ¡Me tocas un cojón!

Mientras regresaba a mi hogar en autobús, no pude dejar de pensar en Mojadito y su repetitivo repertorio. Era un loro, sí, pero la verdad es que tenía toda la razón en sus afirmaciones. A todos y cada uno de nosotros, los monos erguidos que cierto funesto día de la evolución desarrollamos nuestro cerebro, nos importa una mierda cualquier cosa. Todo o absolutamente nada nos toca los cojones. Básicamente porque somos una infinidad en un todo. Criaturas desproporcionadas malviviendo en un planeta robado a los animales y vegetales. ¡Y pese a eso aún queremos colonizar otros mundos! No tenemos suficiente con matar, violar, robar, emponzoñar, avasallar, trastocar lo que nos rodea, que tenemos que inventar y gastar dinero en costosas naves para que difuminen nuestra maravillosa ingratitud en cualquier astro habitable del cosmos. No tenemos suficiente con tanta mierda. ¡Queremos mucha más! Somos invasores peligrosos, usurpadores depravados y aborrecibles. Pero por mucho que nos creamos con ciertos derechos y obligaciones, somos insoportables e imperfectos. Y pensar eso me hace feliz y, al mismo tiempo, me toca un cojón (o ambos).


Besazos