domingo, 22 de abril de 2012

Email del 22 de abril 2012

David Dorsey, A candy jar. 2009

Hola querida:

Me he desenganchado totalmente del tabaco, ansiolíticos y dulces, pero los he sustituido por chicles y caramelos Solano tradicionales, por lo cual estoy parte del día moviendo la boca como si fuera una especie particularmente involucionada de ungulado bípedo. Ni siquiera intento escribir, pues al estar masticando se me mueve la mano y tecleo letras incorrectas. Este es un ejemplo de un mail que escribí ayer y que el receptor me ha devuelto por ininteligible (según él):


Hola Josadew:

¡Cuantow tripo hace quew no sabiw nadaw de tiw, amoigo! Qureia preguntawrte: ¿Aún sigwews depilawndotew las inglews?

Saloudows.



Por supuesto, mientras te escribo a ti, mi mejor amiga, he dejado los caramelitos y goma de mascar aparcados durante un momento, aunque de vez en cuando me entran ganas de meterles mano. ¡Joder!, tenemos confianza ¿no?, pues voy a comerme un chiclé, tu me entenderás, siempre lo haces. Ayerw frue un día bastentew malo; todo lo que intentrbaw hacer me salía bastontew mawl. ¡Ya sabews, lo que podríamws llamrar: jornadsa desastroswa. Inclusow hubow un mementwo en que penesew en acostarmre y no levanrtrarmew en varois semanwas. [Vale, mejor me saco el chiclé Clix de la boca] Por algún motivo especial, odio los sábados y los domingos casi tanto como los lunes, jueves o viernes.  ¡Todos los días deberían ser martes! O por lo menos miércoles por la tarde. Un mircoles por la tarde me enamoré de la que fue el amor de mi vida y la mujer con la que me casé, hace ya tantísimos años; pero un martes me divorcié, y ademas del mismo año. Tengo tantísimos recuerdos de esos dos días de la semana:

Martes 2 de diciembre de 1966: Mis padres, con la ayuda de un vecino y su primo hermano, me agarron con fuerza y me pusieron mi primer enema jabonoso, evacuante y templado. Como no se alejaron a tiempo, les rocié las caras con agua amarillenta repentinamente salida de mis intestinos. El primo hermano de mi vecino jamás lo superó y hoy es vicario apostólico, aunque a veces cuando está fuera de servicio se pone vestiditos cortos de color rosa y los luce delante del espejo.

Miércoles 23 de febrero de 1977: Me dejé con orgullo inusitado mi primer bigote y lo bauticé con el nombre de  "Alexis". Semanas después me lo afeité y se lo regalé a una musaraña que lo escupió con claros signos de asco, nada más probarlo.

Miércoles 24 de agosto de 1980: Mi novia de entonces, su ex-amante, un vecino, su primo hermano y yo tratamos de poner un enema al perro del ex-amante de mi novia sin resultados positivos, pues en un descuido del can acabamos por introducirselo en la oreja al primo hermano del vecino. Este, todo sea dicho, tampoco superó la prueba, por llamarlo de alguna manera, y hoy es obispo ortodoxo en Tripoli, aunque cuando no le mira nadie, le gusta disfrazarse de Maria Magdalena.

Martes 19 de abril de 1985:  Tocando la guitarra acústica en una pradera de mi pueblo y alejado de todo contacto humano, me cayó sobre la cabeza un pato asado con aceitunas. Horas más tarde, el médico que me curó se lo comió con delectación y no me cobró nada por la consulta.

Miércoles 6 de noviembre de 1994: El primo hermano del vecino de mi ex-cuñado se emplumó con brea y se pegó fuego mientras se arrojaba del sexto piso de su edificio con tan mala suerte que aterrizó a un par de metros de dos monjas que huian a la carrera despues de haber secuestrado, atado y toqueteado a un carpintero gay mientras orinaba en una esquina de un solar.

Martes 17 de abril de 2012: Mientras limpiaba el videt con amoniaco, me di cuenta de que en mi vater nunca habia tenido videt. De repente me asaltaron las dudas y pensé: si no tengo videt, ¿en qué aseo estoy? Y si este no es mi lavabo, ¿por qué diantres lo limpio con amoniaco? Hoy en día existen productos de limpieza menos corrosivos y perfumados que transforman el insidioso trabajo de la limpieza de retretes en un placer sólo comparable al que se experimenta cuando le introduces el dedo indice en el ojo a tu novia despues de olerla y darte cuenta de que ya no usa tu gel favorito.

No te voy a cansar tratando de convencerte de las excelencias de ese par de días, pues me ha venido a la memoria que fue un martes cuando tu ex-marido intentó flambearte, así que mejor cierro la boca. Bueno, como este email demente se acaba, voy a comerme un par de caramelos. Te desew de towdow corsrzon que seá muwy felzi y que tus diaws y nochews seán espectacwlarews.


Besows (perdron por lo abssurdoch de este texow)