viernes, 30 de diciembre de 2011

Email del 30 de diciembre 2011

James Ensor, "Masques scandalisées" (1883)

Hola, amiga mía:


Acabo de dar un largo paseo y mientras caminaba he intentado encontrarle un sentido a todo esto; quiero decir, ¿por qué somos tan idiotas? ¿Por qué nos vendemos tanto? Pero no he podido llegar a una conclusión definitiva. He observado el rostro de la gente que se cruzaba conmigo y no he podido ver ni un ápice de alegría, bondad, empatía. Se supone que estas fiestas prefabricadas son para eso, por lo tanto sólo se puede desprender una idea de tanto desbarajuste emocional: la gente sabe que se prostituye, pero lo hace porque está acostumbrada, aclimatada, habituada; eso tiene un nombre: adicción. Y quizás es más peligrosa que la que producen los derivados del opio, pues no provoca temblores cuando te saltas una dosis; su síndrome de abstinencia sólo produce una pequeña y a veces imperceptible depresión alimentada por el desaliento y la melancolía. Los enfermos pueden  ser reconocidos fácilmente porque personifican fielmente su inútil rol en cada representación, llamémosla Navidad, Nochevieja, Año nuevo o como diantres quiera que se llamen esas fechas inquisidoras y realmente amenazantes que engordan las carnes, pero sobre todo alimentan el ego.

Como ya me quejaba ayer, la Nochevieja es la peor de todas. No te puedes imaginar lo absurdo que me resulta celebrar el fin de año según un determinado calendario, en nuestro caso, el gregoriano. ¡Si por lo menos usáramos el persa, que es el más preciso de cuantos se utilizan o se han utilizado! Celebramos un año que se esfuma y para eso nos vestimos con nuestros mejores trapitos, nos calzamos los mejores zapatos que hemos encontrado al mejor precio y disfrazamos nuestras penas con júbilo falso, pero por dentro, sobre todo cuando vomitamos la mierda ingerida con el único propósito de transformar las emociones, nos damos cuenta de nuestro patetismo sombrío, doloroso, amargado, desengañado.

De todas las formas de rebajarse uno mismo, las fiestas prefabricadas para gastar dinero y emborrachar al alma por medio de auto fingida felicidad, son las que más deterioro anímico producen. Pero a los humanos menos avanzados es algo que les importa bien poco. Les es más útil resguardarse detrás de una máscara de ficción y falacias que salir a las calles gritando que están hartos de que se les ordene lo que tienen que hacer, decir, la forma en que pueden comportarse o el precio que deben pagar por pertenecer a una sociedad que envilece, degrada, deshonra, humilla y que oculta a los apestados que no creen en santos, fanfarrias, adquisiciones.....

Yo sólo tengo una posesión; es mi cabeza. Cuando llueve o hace demasiado calor me introduzco en ella. A veces, tengo que sacar una mano y tocar a alguien para comprobar que no estoy sólo. Pero no es la soledad lo que nutre al monstruo interior. El enemigo de cada uno de nosotros esta dentro de nosotros; y en la mayor parte de los casos, es un proxeneta rencoroso que nos vendería por cualquier moneda falsa, sucia, rota, inexistente.....

Querida, este es el último email de este año, pero no de mi existencia. Hubiera querido que fuese como la mayor parte de ellos: alegre, repleto de chistes malos y ejercicios cínicamente controlados, pero ya no tengo ganas. El tiempo avanza, pero la materia gris está estancada. Aunque no creo en prácticamente nada, deseo que tus próximos trescientos y pico días sean mejor que estos últimos. O por lo menos que sigas siendo la misma y tu comportamiento no varíe. Ya quedan pocas personas que no comercien con su dignidad en este planeta que continuamente se reinventa como modo de supervivencia ante tanta estulticia.


Besazos.

jueves, 29 de diciembre de 2011

Email del 29 de diciembre 2011

Dan Witz, "Big mosh pit" (2007)

Amiga:


La última Nochevieja que celebré fue la del día en que Pepe Martínez Albar, el tonto de mi pueblo, intentó tragarse una escudilla de mayólica. Desde entonces, las festejo metido en la cama, escuchando a Zappa con auriculares y con los peucos de lana con forma de patata calentándome los pies. Creo que ya te he contado lo que pienso de esta  celebración subnormal y del atajo de acólitos que se lanzan a las calles con el único propósito de beberse todo lo que supere quince grados por el simple hecho de que hacerlo es una tradición. ¡Joder! Por qué diantres no será una tradición leer un libro a la semana (como mínimo).

¿Para qué sirve despedirse del año que termina? ¿Qué ganamos recibiendo al que entra? ¿Por el mero hecho de darle la bienvenida alegres y retozones nos va a librar de la serie de desgracias que nos traerá como presentes? Todos hemos tenido amigos que han fallecido por sobredosis etílica ese día funesto de cambio de año; y si no es por borrachera, lo es por accidente o por escuchar varios chistes malos seguidos y sin pausa. Personalmente, no distingo las fechas, pero tampoco las fronteras, ni las banderas, ni siquiera los idiomas. Todos formamos parte de un único mundo, repleto de cenutrios e imbecilidades, pero singular en su concepción. Nos lo estamos cargando, pero parece ser que eso no es lo bastante importante, pues sus pobladores prefieren la fiesta salvaje a la concienciación. Mientras unos bailan merengues con un cubata en la mano hasta el amanecer, otros mueren de inanición porque sólo pueden alimentarse de arena, que es lo que el primer mundo les ha dejado después de esquilmarlos para poder pagarse las Nocheviejas. Es tan triste que incluso puede llegar a parecer un sueño demente, pero es una realidad incesante.

Si la mitad de las noches en que la gente celebra sus juergas se celebraran alimentando el cerebro, todo podría ser diferente. Es una simple cuestión de lógica, y no de carácter, como vengo escuchando de sus infames protagonistas cuando intentan inventar estúpidas escusas. Supongo que conoces la fábula árabe de la rana y el escorpión:

"Un escorpión quería cruzar un rio y le pidió a la rana que lo llevara.
-No- le dijo la rana, no gracias. Si te dejo que subas a mi espalda, puedes picarme y la picadura del escorpión es mortal.
-¡Vaya!-replico el escorpión-. ¿Dónde está la lógica de tus palabras?-los escorpiones siempre tratan de ser lógicos-. Si yo te pico, tu mueres y yo me ahogaré.
Al oír estas palabras la rana quedó convencida y permitió que el escorpión se subiese encima de ella. Pero cuando estaban en medio del rio sintió un dolor terrible y se dio cuenta de que, pese a todo, el escorpión le había picado.
-¿Lógica?- gritó la rana moribunda cuando comenzó a hundirse, arrastrando al escorpión bajo las aguas-. ¡No hay lógica en esto!
-Lo sé- respondió el escorpión-, pero no he podido evitarlo, es mi carácter."


A la mierda el carácter, desarrollemos la lógica y la razón o este mundo en que bailamos no tendrá ninguna salvación. Me importa poco el futuro de la raza humana, pero no puedo consentir que en esta vorágine de estulticia y destrucción nos llevemos por delante a las plantas y los animales, los verdaderos y legítimos propietarios del planeta. Ellos no poseen la capacidad de racionalizar, pero no la necesitan. La verdad es que ¡nunca la han necesitado!


Besos

domingo, 25 de diciembre de 2011

Email del 25 de diciembre 2011

Bansky
Holaaaaa:


Ayer por la noche, mientras el resto de humanos interpretaban una mala comedia sentados ante una mesa atiborrada de delicias y acompañados de familiares a los que, en muchos casos, no han visto desde hace un montonazo de tiempo y que seguramente les importan un pimiento paranoesquizoide, estuve reflexionando sobre algunos conceptos que desde hacía varios días me rondaban la cabeza:


 - "No sólo a los idiotas se le cae la baba":
Conozco a un tipo que babea cuando alguien le enseña un lebrillo o una jofaina y hace algunos años tuve una amiga que salivaba cuando su marido pronunciaba un diptongo, por lo cual tenía que ser internada en una residencia para desquiciados faciales varias veces al día, hasta que su esposo -que creo recordar se llamaba Benedetto y era hijo de padre italiano y madre vallisoletana- tomó la determinación de hablar por medio de señas y escribiendo notas con anagramas y palíndromos.

 - "El amor entre dos seres triunfa cuando la cuenta corriente de uno de ellos es abultada":
Estamos ante una de las imbecilidades más grandes que alguna mente humana, por puro aburrimiento y en un estado de sopor profundo, pudo concebir. Conozco a un montón de gente a los que les importa bien poco si su pareja tiene o no pasta en el banco. Les es suficiente con que sepan firmar cheques en blanco y les tiene sin cuidado de donde puedan llegar los fondos. Por el contrario, podría ponerte el ejemplo de un matrimonio al que hace años estuve bastante unido -hacíamos tríos y a veces, cuando conseguían una muñeca hinchable, cuartetos y que eran tan asquerosamente ricos que se limpiaban el trasero con bonos del estado; claro que eso sólo lo hacían delante de amigos -o de la muñeca de uso exclusivamente erótico- y, cuando éstos se largaban, ordenaban a sus esclavos cubanos que limpiaran con toda celeridad los títulos de deuda y les obsequiaban con una gratificación especial si los frotaban y adecentaban con la lengua.

- "El no Ser no existe. Cuando ese Es, se manifiesta a sí mismo":
Podría desmontar esta teoría en dos minutos y medio, pero ahora me siento tan tremendamente sexy masticando gominolas que voy a dejarlo para el próximo martes, que es el día de los arrepentimientos y penitencias.


Poco después de razonar estos pensamientos sentí unas arrebatadoras ganas de arrullar cebollas, pero, de repente, otro enigma turbó la callada placidez forzadamente autoimpuesta: ¿por qué a los hombres les salen pelusillas en el ombligo y sin embargo a las mujeres no? ¿Te has parado a pensar en esta increíble cuestión? Y no me vengas con que las féminas compran camisetas de mejor calidad que los varones, porque no me lo voy a creer. Desafío a cualquier humano, animal o cosa que lea esta cavilación a que desarrolle una idea avanzada que deje la cuestión zanjada durante un par de siglos o por lo menos hasta que las masas se vistan con aluminio cromado y el algodón sólo sea utilizado para envolver bocadillos.

Hoy es Navidad, lo cual no significa demasiado, sino todo lo contrario, es decir, poco o absolutamente nada. En el mejor de los casos, en algún lugar del país un hijo bueno, cordial y decente tiroteará a su familia simplemente porque el besugo al horno estaba demasiado hecho o porque le apretaban las gomas de los calcetines de nylon. Pero la fiesta continuará y cada año que pase nos venderemos un poco más que el año anterior, o lo que es peor, enseñaremos a nuestros hijos y nietos una grandísima aunque terrible verdad existencial: "come turrón de Jijona y al cuerno con las peladillas".


Besos verdaderos y Christmas falsos.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Email del 24 de diciembre 2011

John Frederick Peto, "Still life"  (1880)


Incunables, incansables, incurables



Si alguna vez me toca la primitiva o alguna anciana trastornada y asquerosamente rica me hace su único heredero, pienso gastar la pasta de una forma totalmente cabal y responsable. Está claro que me compraría calzoncillos tipo boxer de marca (Ano Fishbone, Dolce & Marrana...) y que de vez en cuando iría a algún restaurante de lujo a comer patatas fritas con panceta, pero por lo demás no creo que se notara un gran cambio en mis costumbres o la forma de comportarme. ¡Bueno! Si quiero ser sincero, me gastaría un montón de dinero en libros, sobre todo en incunables. Desde el día en que puse la nariz sobre un ejemplar (en un museo) no he vuelto a ser el mismo. Nadie puede llegar a imaginarse las sensaciones que se experimentan al tocar uno, aunque sea con guantes de látex. No hace mucho tiempo incluso soñé con algunos de ellos...


BENEFICIA EX CONCUBITU: ¿Es que aquí no limpia nadie? Soy alérgico al polvo.
DE BOMBULUM: Yo soy alérgico a la estupidez. Y a que me despierten de un placentero sueño.
BENEFICIA EX CONCUBITU: Oye pedazo de pulpa vegetal sifilítica, hasta Leonardo puso su mano sobre mí y tú no eres...
DE BOMBULUM: Yo más bien diría que puso su trasero, para sentarse.
VAGINAE ET CLERI: Por favor, adoro la quietud, si queréis discutir dejadlo para otro siglo.
DEUS EXERCITUM: ¡Qué poca clase! Deberíais estar en una estantería del FNAC...
BENEFICIA EX CONCUBITU: Nunca me he rebajado a contestar a un vulgar tratado teológico, pero creo que ya ha llegado el momento... ¡Cierra tu católica boca de una vez!
DEUS EXERCITUM: Perdónalos Padre porque no sab... ¡Puaj! ¿Qué es ese olor?
DE BOMBULUM: He sido yo, ¿algún problema?
DEUS EXERCITUM: ¡Qué poca clase! Deberías estar en una pocilga.
VAGINAE ET CLERI: El silencio es plenitud, dormir es placer, pero... Si no dejáis de pegar esos berridos os juro que...
BENEFICIA EX CONCUBITU: Yo sólo me quejé del polvo...
DE BOMBULUM: Y yo perfumé el ambiente...
DEUS EXERCITUM: ¡Qué poca clase! Deberíais estar en el colegio, aprendiendo a comportaros como lo que sois: incunables envejecidos con dignidad y no novelitas de Alberto Vázquez-Figueroa.
DE DELECTATIONE SINE POENITENTIA PECCATUM: A ver, que passssa aquí.
BENEFICIA EX CONCUBITU: No pasa nada, querido, estábamos disertando sobre varios temas al mismo tiempo.
DE DELECTATIONE SINE POENITENTIA PECCATUM: Pues se acabó la conversación. Recordad que hoy es domingo y es el único día que disponemos para estar tranquilitos y relajaditos...
DE BOMBULUM: Pues a mí me gusta que me soben. No sabéis cómo me pone notar cómo una mano erecta y dura, totalmente cubierta de látex me soba las hojas...
DE DELECTATIONE SINE POENITENTIA PECCATUM: Eres un pecador ignominioso. Ohhh... Dominus Deus, adiuva me.
BENEFICIA EX CONCUBITU: Déjate de latinazos y prepárame unos huevos con bacon, tengo mucha hambre.
DEUS EXERCITUM: ¡Qué poca clase! ¡Huevos con bacon!
DOMINUS MIHI SPES AETERNAE: ¡A ver, chicos! ¡Quiero silencio absoluto! Como recordaréis, antes de ayer, un decrépito vejestorio reumático, millonario y coleccionista, adquirió a nuestro compañero durante tantos, tantos años "Dormire cum meretricibus aperit ianuam caeli". Aunque era un poco excesivo para mi refinado gusto, con el paso de los siglos aprendí a quererle, y aunque os pueda parecer increíble, hoy lo echo de menos. Dominus Deus noster illuminet eorum...
DE DELECTATIONE SINE POENITENTIA PECCATUM: Era un gran tipo, claro que tenía sus manías pero, ¿quién no las tiene?
BENEFICIA EX CONCUBITU: ¿Un gran tipo? ¿Un gran tipo borraría el prefacio de un colega simplemente porque no está de acuerdo con sus postulados?
DOMINUS MIHI SPES AETERNAE: Nunca se pudo probar que él fuera el saboteador...
DEUS EXERCITUM: ¡Qué poca clase! ¡Sabotear un prefacio!
BENEFICIA EX CONCUBITU: ¡Tonterías! Todos sabéis que fue él, pero miráis a otro lado porque sois un atajo de...
DOMINUS MIHI SPES AETERNAE: ¿De qué?
BENEFICIA EX CONCUBITU: De hojas podridas y malolientes comidas por los lepismas.
DE BOMBULUM: No tolero ser insultado por un vulgar tratado a favor del concubinato concupiscente.
BENEFICIA EX CONCUBITU: Y yo no tolero que me dirija la palabra un catálogo de flatulencias.
DE DELECTATIONE SINE POENITENTIA PECCATUM: ¡Por favor! ¡Esto parece una peluquería!
BENEFICIA EX CONCUBITU: ¿Sabéis lo que os digo? Me voy a echar una siesta, así por lo menos no tendré que escuchar sandeces.
DE BOMBULUM: ¿Una siesta a las ocho de la mañana?
BENEFICIA EX CONCUBITU: Yo hago la siesta cuando me sale del doble espacio.
DEUS EXERCITUM: ¡Qué poca clase! Debe...
BENEFICIA EX CONCUBITU: Como vuelvas a abrir la boca te pego fuego...
DOMINUS MIHI SPES AETERNAE: Vis vim generat solum...
DIABOLUS GRANA ET MERETRICIBUS CURVAE: ¿Es aquí donde dispensan metadona?

viernes, 23 de diciembre de 2011

Email del 23 de diciembre 2011

Gustave Caillebotte, "Homme à la fenêtre" (1875)
Hola corazón:


Ayer por la tarde me dió un punto gamberro y disfruté de lo lindo en Mercadona. Estuve cerca de dos horas cambiando productos entre los carros de los clientes sin que se dieran cuenta y al final la cola de gente estupefacta que se organizó en las cajas casi colapsa el establecimiento. El único problema fue que las cámaras de seguridad me grabaron dando cambiazos y me retuvieron cerca de dos horas en un cuarto sucio y repleto de botes apilados, mientras un fulano, seguramente el director de la sucursal -por llamarlo de alguna forma-, me echaba un discurso realmente imbécil que varias veces estuvo a punto de hacerme caer al suelo a carcajadas.

Cuando me soltaron, no sin antes hacerme prometer que en adelante me comportaría como un ser cabal y cooperativo, me dirigí al Comsum y repetí la hazaña, aunque para aprovechar mi estancia compré dos kilos de plátanos, un brick de leche de soja, una pechuga de pollo fileteada con corte fino y tres lechugas. Por cierto, una de las lechugas estaba repleta de fauna gusanil y no tuve más remedio que meterla en una caja y enviarla por correo ordinario a la amante del conseller de agricultura. Si el servicio de correos y telégrafos de España (sin águila) funciona correctamente, espero su contestación para el lunes o el martes de la semana próxima (te mantendré informada).

Hoy me he levantado menos traviesamente juguetón y más cívicamente social, así que cuando me duche y desayune pienso dirigirme al C.R.A.V. (centro de recuperación de ancianos de la comunidad valenciana) y echarles una mano con los enemas y pañales a los asistentes sociales que allí trabajan. Siempre que les ayudo (y eso ocurre un par de veces al mes) suelo robar un paquete de Dodotis -esos que proporcionan máxima absorción y protegen durante bastantes horas los culitos achacosos de las odiosas humedades- y los utilizo como servilletas y pañuelos.

De la misma forma que podría ser nombrado vándalo salvaje del año, debería ser nominado para encabezar la lista de los diez ciudadanos ejemplares de la década, pero por alguna razón siempre acaban obviándome. No me importa demasiado, pero si quieres que te sea totalmente sincero, me gustaría pensar que al final sirvo para algo y que mi paso por el planeta, justifica de alguna manera el esfuerzo que mis progenitores dedicaron a engendrarme. No olvides que el día en que fui concebido el termómetro marcaba una temperatura de dos grados negativos y el brasero que debería haber calentado la habitación estaba pasando la ITB (inspección técnica de braseros).

En realidad (y sé que no me vas a creer ni por un instante), ya no le pido demasiado a la vida. El reconocimiento no me llega por ningún lado y desde las estancias superiores se me ningunea sin sentido. Seguramente, cuando esté bajo dos metros de tierra, alguna calle, plaza o avenida llevará mi nombre y en los círculos intelectuales y políticos seré una referencia. Mientras eso sucede, no puedo dejar de sentir pena y asco por la absoluta imperfección humana.....


Besos, abrazos y penas.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Email del 22 de diciembre 2011

Hugo van der Goes "La Caída" (1480)

Buenos días querida:


Mis armarios roperos son de aglomerado y están bastante viejos y lo mismo le sucede a la ropa que guardo en ellos. Creo que debería ponerme al día y comprarme algunos trapitos, pero antes tendría que atracar un burdel para sacar algo de dinero. No es que siga a los gurús de la moda y tenga la imperiosa necesidad de vestir según las últimas tendencias (caray, como odio esa palabra), es que mi vestuario está tan anticuado como un discurso del líder del partido que ahora nos gobierna. Todo el dinero que me queda después de pagar facturas y comprar comida lo destino a comprar literatura, música y películas. Bueno, así en plural suena como si fuese un potentado, pero la verdad es que no puedo comprarme más de un libro o disco al mes, y si me estiro y me alimento de tortillas de patata, quizá dos o tres.

Algunas veces, he estado tentado de ligarme a una heredera gorda, fea y repleta de impurezas epidérmicas  y vivir del cuento a cambio de algún polvo nocturno de vez en cuando y abundantes y repentinos dolores de cabeza el resto de las noches. Eso suponiendo que no le guste fornicar por las tardes, antes de la siesta o al amanecer después de desperezarse como un mamut siberiano. Si no lo he llevado a la práctica es por mi fobia a dormir en somieres de metal reforzado y la aversión que siento hacia las fajas. Supongo que estarás pensando: ¿y por qué no te ligas a una heredera flaca, guapa y con un cutis de porcelana? La respuesta es sencilla: todas están casadas o se han hecho lesbianas después de convivir durante cierto tiempo con un hombre. Y las comprendo perfectamente: yo mismo no soporto a la mayor parte de los humanos de mi sexo. Sólo saben hablar de culos, futbol, culos, coches, culos, enseñar el pene por webcam, culos, o la cantidad de veces que son capaces de penetrar una vagina (y algunos culos) sin sacarla. Francamente, prefiero conversar sobre Leopold Stokowski, Gilbert Keith Chesterton o Alexandr Sokurov.

Recuerdo la última conversación con un típico macho alfa desconocido mientras hacíamos cola para sellar algunos boletos de la primitiva -¿o era bono loto?- en una administración de mi barrio:


MACHO: Joder, hasta para tirar la primi hay que hacer cola; y todo por esa vieja reumática. Lleva más de diez minutos en la ventanilla.
YO: Ainsss...
MACHO: Deberían poner ventanillas para las viejas.
YO: Ainsss.
MACHO: Odio a las viejas y a las putas ventanillas.
YO: Ainsss...
MACHO: Qué sucia está esa ventanilla, claro que comparada con la vieja....
YO: Ainsss....
MACHO: ¡Qué lenta es la puta vieja de los cojones! Y la tipa de la ventanilla debe ser manca, coja y muda por lo menos.
YO: Ainsss.
MACHO: Por cierto me llamo Ignacio y trabajo en un banco. En una puta ventanilla. No te imaginas la cantidad de viejas que pasan por delante de mi cada día...
YO: Ainsss...

Como habrás entendido, el tipo ese era una especie de José Antonio Rodríguez Vega (el asesino conocido como "el mataviejas") en ciernes, además de neurasténico ventanillofóbico de la peor calaña. ¡Neurótico y banquero! ¡Qué terrible combinación!
Afortunadamente, aún existen algunos varones con los que se puede mantener una conversación inteligente sin que poco a poco derive hacia las mil y una formas con las que se puede arrancar un sujetador con la boca o el orgasmo que se experimenta acariciando un árbol de levas totalmente desnudo.

En mi opinión, la testosterona, esa hormona esteroide del grupo andrógeno que fabrican los testículos, es la culpable del embrutecimiento mental del 97 % de la población humana masculina de este planeta. Por supuesto que las mujeres también la producen, pero en una escala menor y mucho más "controlable". ¡Putos mamíferos! En qué estaría pensando el todopoderoso cuando después de tirarse cinco días creando a diestro y siniestro dedicó parte del sexto a fabricar seres humanos por medio de costillas. ¡Normal que utilizara el séptimo día para descansar y tomarse tres valiums y un comprimido de Myolastan de 50 mg!

¡Y pensar que en otra vida fui la hetaira preferida de Alejandro Magno y a la única persona con la que discutió las ventajas o inconvenientes de deshacer o cortar de un único y certero tajo el nudo gordiano! Las reencarnaciones dan muchas vueltas; he sido metriacanthosaurio, cáncer de colon en un homo neanderthalensis, cortesana voluptuosamente atractiva y, actualmente, varón extraterrestre y cínico. Como no soy adivino, ignoro en qué me reencarnaré cuando muera de aburrimiento o sea vilmente asesinado por un inspector de Hacienda. Sinceramente, no me preocupa en absoluto.



Diez besos y cuatro abrazos.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Email del 21 de diciembre 2011

Carl Spitzweg, "El poeta pobre" (1839)

Buenos días, querida:

Acabo de leer mi futuro en las entrañas de un cuervo, pues mi bola de cristal se hizo trizas cuando se la tiré a la cabeza a un testigo de Jehová mientras intentaba venderme un número de la revista Atalaya. Te resumo lo que he podido vislumbrar entre las vísceras sangrientas:

- El 14 de abril del 2012 perderé un empaste comiendo peladillas. 
- 3 días después de cumplir los 51 sufriré un ataque de asco que durará 9 segundos y que me dejará deprimido los siguientes 35 años.
- El día que la alcaldesa de mi ciudad reviente la faja en un acto oficial, me nombrarán senador.
- El 19 de marzo del 2030 me detendrán por orinar en la manteleta de tul, bordada con hilo de oro, de la fallera mayor.
- 10 minutos antes de mi muerte, el cura que me dé la extrema unción me medirá el pene con una cinta métrica y se quedará asombrado.

Como verás, mi porvenir se antoja aburrido por lo que estoy pensando seriamente en suicidarme masticando un supositorio de glicerina expulsado a medio usar por el peludo e inmenso trasero de Carmen de Mairena. Pero antes de pasar al otro mundo, me tomaré un Danacol con 2 orfidales mientras retoco la típica carta al juez; y digo retoco por que la tengo escrita desde hace 35 años. Como eres una de mis mejores amigas y confío en tu discreción voy a transcribírtela:


A la atención del señor juez:

Me suicido porque me salen pelos en las orejas y es algo que no puedo soportar. Me gustaría que no me hicieran la autopsia y que me enterraran con una estaca clavada en el corazón y tres o cuatro profiteroles atados en los genitales para que la fauna cadavérica me los respete (los genitales, no las bolas elaboradas con pasta choux). Aprovecho para pedir perdón a mis padres, hermanos, amantes, mascotas y banqueros por no despedirme de ellos. Me importa un bledo la ropa con la que me entierren, pero sí que me gustaría que los calzoncillos fueran del tipo bóxer y de mi marca preferida (Unno). Nada más, nos veremos en ninguna parte.

Fdo:

Gregory Pez



Ya sé que este email no es el primero en el que toco el tema de la auto-eutanasia, pero me es indiferente si piensas que me repito más que un ajoaceite, pues desde ayer por la mañana soy pasota profesional. Paso de todo excepto de coger una buena depresión. Lo bueno que tiene estar depresivo es que no pierdes el tiempo intentando decidir si es más barato comprar en Mercadona, Día o Consum.

También tengo un texto que ordenaré que me introduzcan en la boca antes de que me hagan la autopsia. Te lo copio para que lo valores en su totalidad y sobre todo para que decidas si mi estado mental defectuoso es debido a la sopa de nitruro de boro que me he zampado para desayunar o simplemente al mal funcionamiento de mi cerebro viejo, enfermo y asqueado:


A la atención del matasanos forense:

Tío, como sé que me vas a rajar de arriba abajo, me veo en la tesitura de contarte que desde hace tres años me acuesto con tu mujer, con tu hija y hasta con tu perra "Chuchu". Te jodes, mamón. Ahora ya puedes cortarme a pedacitos, me importa una mierda.

Fdo:

Gregory Hez



Mi aversión a los galenos es mundialmente conocida y mi nosocomefobia mítica, así que a nadie le extrañará la agresividad que se desprende del texto anterior. Supongo que después de leerlo los médicos destinarán mis restos para el estudio y los guardarán en inmensas fiambreras repletas de formol, aunque mi cerebro será diseccionado y servirá para que algún doctor escriba varios libros y se forre a mi costa. Incluso se me ocurren un par de títulos: "Cerebro tumefacto y bulboso", "Cómo esnifé las células nerviosas del cerebro de un loco y viví para contarlo"

Por alguna razón, mientras te escribo mis inquietudes no dejo de pensar en que ayer anduve por mi barrio durante cerca de 45 minutos con la bragueta abierta. Por eso hoy me encuentro un poco resfriado, así que voy a prepararme el desayuno y me lo voy a zampar en la cama, que es el lugar donde se conciben los futuros psicópatas y además sirve para echar unas cabezaditas, por supuesto, siempre que la fauna vecinal, graciosamente, me lo permita.


Abrazos.

martes, 20 de diciembre de 2011

Email del 20 de diciembre 2011

Solana, "Máscaras bailando del brazo" (1938)

Hola:


Como los últimos tres emails han sido un poco dramáticos, acabo de fabricar uno rapidito (McDonald’s style with a little of Lerele), con unos breves apuntes sobre un gran talento infravalorado durante décadas y hoy prácticamente desconocido:

Adolfo Ibarra Martín nació en un humilde barrio a las afueras de Valencia, hoy prácticamente destruido por una alcaldesa rechoncha y sin escrúpulos; desde su más tierna infancia, se interesó por la música y los chantajes emocionales, pero fue en el invierno de 1928, el día de su 16 cumpleaños, cuando comenzaron dos de sus grandes pasiones: los cebollinos y la composición de jotas aragonesas.
Cuentan sus vecinos que sus primeros intentos de cocinar los cebollinos fueron desalentadores, en cuanto a su primera jota, titulada "el botijo", fue saludada por sus padres con una paliza que duró cerca de 37 minutos (36.45 según las fuentes más fiables). Dicha jota, denostada por entonces y actualmente encumbrada a lo más alto del jotero español, decía más o menos así (la escribo de memoria):


Y yo me largueeee a la eraaa
en busca de un buen un botijooo
y al tropezarme a la Engracia
me acabé encontrando un hijooo


Si analizas detenidamente los cuatro versos no podrás dejar de preguntarte cómo es posible que los censores pasaran por alto la tremenda lascivia e impudicia que rezuma la letra. Si la era estaba dedicada al trillado del trigo, también es sabido que, sobre todo por las noches, se consagraba a la manufacturación de hijos bastardos.

Según el erudito y máxima autoridad en folklore aragonés, don Jeremías Mendívil Berges: "las composiciones de Adolfo Parra, aunque nacidas fuera de nuestra provincia, están impregnadas del sano y húmedo aroma del viento que azota los campos de azafrán".
No fue hasta que compuso y presentó su decimocuarta composición, cuando su nombre empezó a ser conocido en los círculos joteriles nacionales. Te recordaré unos versos de la estupenda composición dedicada a su hermana titulada "María":


María no lava la ropaaa
le gusta que huela a yeguaaa
por eso su guardaropaaa
apesta a cientos de leguaaas


Francamente, no puedo llegar a imaginarme a ninguna mujer que prefiera la fragancia que proporciona la transpiración equina antes que la de un buen perfume tipo Infusión d'Iris de Prada, pero lo que está claro es que esta jota primeriza destaca por su acertado y valiente uso de la rima y anticipa, de alguna manera, las creaciones magistrales que Adolfo compuso en los años siguientes. Pero sitúate en contexto: son los duros y difíciles días de la posguerra y el hambre hace estragos en las clases menos pudientes de la España fascista. El día 23 de septiembre de 1949 es atrapado y muerto a escupitajos en la sierra de Guadarrama el maqui Andrés Perneras "el aceitoso" mientras contaba y clasificaba árboles para matar el tiempo. Dos días después del asesinato, su cuerpo se expone en el matadero municipal de Ávila junto a un letrero en el que se puede leer: "ya no volverá a aburrirse". Cuando Adolfo, que en ese instante se encuentra peleándose con una alcaparra, se entera de lo sucedido decide dedicarle su célebre "Alcuza sin unto", para muchos, entre los que yo me incluyo, su obra maestra:


La alcuza no tiene untooo
Andrés se lo echaba al pelooo
ahora que lo asesinarooon
a él ya no le importa un bledooooo 


Como ya te indiqué en la primera línea del email, este texto no es una biografía, ni siquiera un breve tratado o estudio. Si te interesa profundizar en la historia y hazañas de este ciudadano ejemplar, te aconsejo que te acerques al Fnac y compres el "Completo tratado jotero español de la A a la Ñ ". Personalmente, creo que todos los melómanos ibéricos estamos en deuda con Adolfo, pero aunque pueda parecerte increíble, todavía no se ha filmado ninguna película sobre su vida. Y eso que daría mucho juego, sobre todo si comenzara con su muerte repentina (falleció al quedársele pegada la lengua a un sobre mientras intentaba cerrarlo) y por medio de tres o cuatro flashbacks retrocediera hasta el día en que, mientras chupaba el corsé de su abuela Emerenciana, decidió consagrar su talento al arte musical.


Saludos.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Email del 19 de diciembre 2011

Georges de La Tour, "Penitent St Jerome" (1620)

Hola amiga:


Fray Luis de Peranzanes (o de la esparraguera) [1734-1799] fue un clérigo español que vino al mundo entre esparragueras silvestres en un camino pedregoso muy frecuentado por víboras y lagartos situado a 12 km de Aranzanes (León). Sus padres, después de empadronarlo, sintieron la urgente necesidad de abandonarlo en otra esparraguera -de ahí su sobrenombre- esta vez cerca de un riachuelo, donde fue encontrado por un buhonero tuerto llamado Lorenzo de Mendizábal que le proporcionó cobijo, educación y lo alimentó a base de queso de cabra y pan de centeno en su destartalada cabaña de troncos hasta que cumplió 19 años y el señor nuestro Dios, se le apareció en forma de esparraguera en un ribazo y con voz perfectamente modulada le habló:

"Soy el Dios de los bienaventurados; es mi decisión salvarte del aburrimiento que produce el bosque y concederte la libertad moral para abusar, engañar, recriminar y vilipendiar, pero también para violar, sodomizar y asesinar en mi nombre, siempre que mantengas mis palabras en inmaculado y silencioso secreto".

Luis, que en esos momentos no sabía todavía lo que era una erección, se asustó cuando su miembro viril le rasgo la tela de los calzones y apareció como una rama de olivo entre los pantalones. Hoy en día, los estudiosos y eruditos tienden a creer que la aparición divina le despertó la lívido convirtiendo su tierna candidez en vicio, lujuria y obscenidad. Según se cuenta en "La leyenda de la esparraguera santa", Luis empezó a comunicarse con su pene dos horas después de sentir su primera gota de semen, diluido y poco consistente, mojándole la entrepierna y causándole un sarpullido bastante molesto. Por suerte para nosotros, todas las conversaciones con su falo fueron registradas, primero por él y más tarde por su lacayo Serafín. A continuación te transcribo las que me han parecido más representativas y que pueden ser interpretadas en todo su alcance.


Conversación del 12 de marzo de 1753:

PENE: Luis, necesito relajarme, acércate a ese muro, mira bien que no haya nadie y haz lo que tienes que hacer.
LUIS: Aquí no se puede, eso es un establo, hay mulas y ganado.
PENE: ¿Tienes miedo de que me vea una vaca?
LUIS: No, no, no es eso, pero creo que no podré hacerlo, no estoy prep....
PENE: Oh, cállate ya, acaso no recuerdas los infortunios de la contención. Recuerda la última vez, recuerda lo que hiciste con esa....
LUIS: Está bien vamos allá....


Conversación del 25 de noviembre de 1769:

FRAY LUIS: El señor es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastorea....
PENE: Cierra el pico de una vez, quiero sentir la humedad que produce una vulva joven, así que deja las oraciones y búscame una doncella; y que no sobrepase los 16.
FRAY LUIS: ....confortará mi alma; me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre. Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque Tú estarás conm...
PENE: Yo siempre estoy contigo, ese es el verdadero problema. Tengo que aguantar tus sollozos, tus lamentos, tus caprichos y tus manías. Me necesitas pero me ignoras, sólo reparas en mi cuando no encuentras una víctima para tu maldad apasionada, que transforme tu inmoralidad vergonzante en impudicia lícita. Eres ruin, del mismo modo que yo soy villano, pero ambos somos prisioneros de las palabras que una vez te soltó un estúpido vegetal.
FRAY LUIS: Está bien, en la ribera del río hay un niñito solitario, su madre lo ha atado a una rama para que no caiga en el agua mientras ha ido a buscar su merienda......
PENE: Así me gusta.


Conversación del 2 de enero de 1772:

FRAY LUIS: Adoro te devote, latens Deitas, quae sub his figuris vere latitas: Tibi se cor meum totum subiicit, quia te contemplans totum deficit....
PENE: Visus, tactus, gustus in te fallitur, Sed auditu solo tuto creditur. Credo quidquid dixit Dei Filius; Nil hoc verbo Veritatis verius. ¡Ya me sé de memoria tus estúpidas oraciones!
FRAY LUIS: ¿Piensas lo mismo que pienso yo?
PENE: Si, vamos a ello.....
FRAY LUIS: ¿Dónde?
PENE: Iremos a hacer una visita a Don Carlos. Tiene una hija llorosa que necesita cerrar heridas.....
FRAY LUIS: Acaba de perder a su madre.....
PENE: Por eso, estará más perdida....
FRAY LUIS: Gloria Patri, et Fili, et Spiritui Sancto. Sicut erat in principio, et nunc et semper, et in saeccula saeculorum,
PENE: Amen.


Conversación del 12 de agosto de 1781:

FRAY LUIS: Los agosteros han acabado la recolección, pronto volverán a sus comarcas y todo vol....
PENE: Tienen hijos y esposas.....
FRAY LUIS: ¿Qué quieres decir?
PENE: Los agosteros han acabado la recolección, pronto volverán a sus comarcas y con ellos la carne. ¿Cuanto tiempo crees que vas a pasar sin volver a cruzar la línea?
FRAY LUIS: ¿De qué línea hablas?
PENE: Desde luego no de la del horizonte.....
FRAY LUIS: Ayer imaginé que nada de ésto ha sucedido. Imaginé que el último día de mi vida fue justo el anterior a la conversación con la esparraguera. Por lo tanto tú nunca has existido.
PENE: ¿Por qué agarras ese cuchillo? ¿Pretendes asustarme, cretino? Yo soy tú. Somos indivisibles y sin mí no eres nada. ¿Acaso crees en el poder de las oraciones? Jajajajaja Si supieras como te odio.....estás desahuciado por el cielo, sentenciado por el infierno y ni siquiera el barro que sostienen tus pies manchados de sangre puede soportar la sensación de maldad y repugnancia cuando caminas sobre él.
FRAY LUIS: ¡Nunca has existido! Anima Christi, sanctifica me.
PENE: Eres un cobarde, nunca podrás ha...................................................
PENE: ¿Lo ves? Ya te dije que no existías.....



Varios besos y algunos abrazos.

domingo, 18 de diciembre de 2011

Email del 18 de diciembre 2011

James Jean, "Crickets" (2008)

Amiga:


Todos hemos tenido uno o varios apodos a lo largo de nuestra vida, éstos constituyen por sí mismos un nombre sustantivo y aunque suelen ser monovalentes los hay multívocos, pero eso no es importante ni va a mejorar la historia que te quiero contar.

"Squizo" y "Mamamama" eran lo que se conoce como chicos de la calle, ambos se habían criado en medio de las turbulencias desatadas por familias desestructuradas y disfuncionales y los dos presentaban cuadros clínicos psicóticos, pero a diferencia del primero, que era la maldad personificada, el segundo presentaba algunos rasgos bondadosos en su personalidad. Squizo, como le gustaba que le llamaran, aunque siempre me he preguntado si realmente conocía el significado de su apodo, era ruin y cobarde, un tipo duro que sin embargo se desinflaba cuando alguien le plantaba cara y que igual que los felinos, sólo atacaba cuando alguien le daba la espalda o cuando su cerebro limitadísimo le mandaba claras señales de ventaja. Por el contrario, Mamamama era tranquilo, reservado y algunas veces incluso dibujaba una pequeña sonrisa; acostumbrado a sacarse las castañas del fuego desde la niñez, aborrecido por una madre a la él sin embargo adoraba y veneraba, siempre fue el blanco de las mofas del resto de chiquillos debido a su tartamudez severa y supongo que ese trastorno fue el causante de sus cambios posteriores.

Ahora, permíteme que me salte todas sus hazañas y fechorías hasta el último día de su existencia, que es lo que realmente me interesa contarte y la única razón por la que me he acercado hasta este papel en blanco.......

Era un día como otro cualquiera, no recuerdo el mes pero sí el año: 1987. Squizo acababa de pegar una paliza a un anciano, le había robado sus pocas pertenencias de valor y después había intentado quemar la casa con gasolina; afortunadamente, la combustión no prosperó y el viejo pudo salvar la vida. Mientras huía del fuego inexistente se encontró a "Mamamama" sentado en un banco del parque mirando fijamente algún punto concreto del cielo y le convenció para que le ayudara a atracar uno de los muchos comercios del barrio. Para persuadirle, utilizó una táctica que nunca le fallaba, y en menos de quince minutos ambos se dirigieron a poner punto final al que sería el día más importante de sus vidas: el último.

Mientras elegían al azar un local apartado y con pocos clientes, Mamamama sintió que el futuro se les había acabado y así se lo hizo saber a su amigo, que al mismo tiempo era un enemigo perfecto, pero esté le insultó y se puso a imitar su disfemia mientras con las manos le hacía gestos obscenos diseñados exclusivamente con el propósito de limitar la debilidad mental transformándola en voluntad agresiva.

¿Sabes cuál es, al día de hoy, mi vocablo favorito?: "motivación", es decir, la razón que impulsa a una acción concreta. El ser humano es capaz de sentir interés racional y emocional, pero también es experto en motivaciones ególatras, generosas, materiales.....

Mientras Mamamama sujetaba a la aterrorizada dependienta, Squizo vaciaba los anaqueles dentro de una bolsa de basura tamaño comunidad. Todavía no está claro por qué asesinaron a la chica. ¿Acaso puede existir una razón para eso? ¿Qué motivación maligna y envilecida es necesaria para quitar una vida inocente? ¿Cuál es la clase de juego que finaliza con un silencio sepulcral?

Mamamama acusó a su compañero de ser un sádico y en un pequeño forcejeo le arrebató el arma y le descerrajó dos tiros en la cara. Mientras contemplaba aquel rostro tirado en el suelo cubierto de sangre, un único pensamiento claro ocupó la cabeza: "debo irme, para siempre". Su sonrisa cansada iluminó un instante el ambiente enrarecido y quince segundos después un ruido sordo convirtió a las tres víctimas en hermanos de sangre.

Yo conocí bien a Mamamama, incluso vivió en mi casa durante una temporada. Estoy seguro de que en otras circunstancias podría haber llegado a ser un ciudadano ejemplar, pero los dieciséis años que convivió con una madre alcohólica y un padre maltratador le dejaron huella; en otras palabras, le motivaron para convertirse en el actor mediocre -recuerda mi email de ayer- que, sin preparación suficiente, sólo puede aspirar al papel de asesino que muere antes de la página veintisiete en la primera versión de un guión poco trabajado.....

Tres años después de aquello, el padre de Mamamama estranguló a su mujer con el cordón de unos zapatos viejos y se sentó en el sofá a esperar a la policía. Estaba tan tranquilo y relajado que los agentes lo tuvieron que despertar a empujones. Sus primeras palabras una vez despierto fueron: "estaba soñando...."


Besos y abrazos.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Email del 17 de diciembre 2011

James Jean, "Consumption" (2009)


Amiga mía:

Cuando era un niño, mi abuela, mujer juiciosa y sabia, siempre me repetía una frase en forma de muletilla y letanía que decía más o menos: "no somos lo que intentamos sino lo que nos dejan ser". Este estribillo, que podría parecer un tosco aforismo escupido por una mujer agobiada y que más que vivir su existencia la había devorado, todavía me sigue pareciendo el párrafo más salvaje y perfecto de mi Biblia particular. Ningún mortal que haya hecho de su dignidad el dogma de su vida pondrá en tela de juicio sus palabras. Incluso, si me lo permites, llegaría más lejos: "no somos lo que nos dejan ser sino lo que nadie quiere ser". Trataré de explicártelo de una manera sencilla.....

David Arcilla Verde era un tipo corriente; desde su más tierna infancia hasta pasada la adolescencia jamás destacó en nada; su comportamiento siempre fue correcto y su familia lo adoraba. Su rostro era amable y tenía un don de gentes especial. Lo único que no funcionaba con una normalidad aparente eran sus apellidos y siempre tuvo que pagar las consecuencias. Sus amigos lo llamaban "mascarilla purificante y mineralizante" y sus rivales....bueno, ya te he dicho que este tipo bondadoso e ingenuo carecía de enemigos.

Cierto día de un caluroso mes de agosto -no importa el año- David cambió de la noche a la mañana. Incluso su rostro bonachón se transformó en una especie de máscara de Noh japonesa y la gente que habitualmente lo rodeaba empezó a distanciarse de él. ¿Qué otra cosa podían haber hecho? Imagínate que un lunes por la mañana te cruzas con él en la calle y te saluda de la manera más educada y exquisita y sin embargo el martes a mediodía te envía al infierno mientras te dibuja un gesto grosero con las manos.

Ahora permíteme una especie de elipsis cinematográfica: han pasado ocho años y nadie dirige la palabra a nuestro cambiante protagonista; sólo conserva un amigo: él mismo, por dentro.

Una mañana, alguien encuentra una nota, esa nota está clavada en un cuerpo, el cuerpo es el de un niño; el niño está ahorcado en un árbol muerto dentro de un campo de naranjos abandonados. La misiva sólo consta de 7 palabras: "he asumido mi identidad en esta farsa".

Pasan las horas; todos sabemos que se necesitan un montón de éstas para completar una jornada. El tiempo es el perfecto aliado para la descomposición mortal, el único complemento necesario para demostrar que la naturaleza siempre sigue su curso, natural o influenciado por los delirios humanos. Los días se convierten en meses; la cámara lenta se torna en plano estático; el director del drama necesita otra claqueta.

En todos los barrios existe una fuente. Algunas son de piedra y están adornadas con representaciones de la bondad, el cariño, la tolerancia, la justicia; otras son más simples y sólo simbolizan lo que el artista ha querido plasmar, aunque a menudo, ni siquiera éste podría explicar el motivo o las circunstancias de su creación.
Había una fuente, sí, era de metal forjado y no demasiado grande, lo suficiente para esconder una figura. A simple vista, parecía que un manto negro flotaba en la superficie del agua quieta; los rayos del sol difuminaban el contorno, pero al mismo tiempo producían destellos incómodos y reflejos violentos. Una nueva nota semejante a la que apareciera junto al cuerpo en el árbol firmaba la escena. ¿Qué importa si lo que emergía del líquido inmóvil en la fuente mansa era un niño o un adulto? ¿Cual es la diferencia fundamental entre un sexo u otro, cuando ambos serán devorados por la misma fauna cadavérica? El resultado siempre es el mismo: desolación, lamentos, frío.

Llegados a este punto, es posible que te preguntes la razón por la cual te cuento esta historia y sobre todo, por qué me resisto a contarte el desenlace. ¿Conoces el significado del término "sacrificio"? Esta historia trata sobre un sacrificio, uno extraordinario. Desde los primeros instantes de nuestras vidas asumimos roles como si se tratara de un juego. Crecemos intentando aprender el papel para el cual nos han estado preparando; sin permiso, sin motivo, sin razonamientos; y cuando por fin vemos impresos nuestros nombres en las marquesinas de la distancia, la apatía y la desesperación, nos damos cuenta de que a la obra le falta un villano. El personaje más odiado de la representación necesita un cuerpo; es en ese momento cuando la bondad del comediante transforma sus deseos naturales en inmolación necesaria. El sacrificio ha salvado el espectáculo, aunque el precio sea desorbitado.....

David Arcilla se transformó en un monstruo porque era demasiado generoso.


Besos......

viernes, 16 de diciembre de 2011

Email del 16 de diciembre 2011

Nicholas Chistiakov, "Geist" (2003-10)

Hola:

Últimamente me levanto guerrero, por eso ayer la tomé con los videntes y brujos de pacotilla, esos seres ruines pero psicológicamente avanzados que se forran a costa de los idiotas y badulaques. Hoy voy a hablarte sobre los médiums, primos hermanos de los anteriores y quizá todavía más taimados, peligrosos y por encima de todo, contraproducentes.

Me imagino que para creer en la remota posibilidad de una especie de vida dentro de la muerte, o por escribirlo con otras palabras, existencia cadavérica incorpórea, hay que ser corto de mollera o por lo menos haber recibido un fuerte golpe en el cráneo. Particularmente, no me apetecería demasiado ponerme en contacto con los entes astrales de alguien a quien en vida amé hasta la locura y, mucho menos con el caballero del frac que me seguía a todas partes gritando a todo el mundo que yo era un moroso inmisericorde y que falleció al incinerársele el ombligo por combustión espontanea durante un simposio de cobradores de impagados con problemas de frenillo labial superior hipertrófico.

Todos hemos asistido a alguna que otra sesión de güija cuando éramos jóvenes y estábamos abiertos, además de piernas, a toda clase de experimentos demenciales con entidades sobrenaturales malignas del más allá; pero de ahí a creer que la interactuación es real, hay un abismo, sobre todo cuando se descubre un entramado de hilos y poleas debajo de las enaguas del médium, nigromante o como quiera que pueda ser llamado.

Tendría unos catorce años cuando asistí a la primera sesión de este tipo. Sucedió en una calle vacía de mi pueblo, cerca del cementerio y supuestamente la espiritista mantuvo una animada charla con el diablo, al que llamaba "Belce" con una naturalidad pasmosa. Conversaron sobre los inconvenientes del planchado de la ropa y en algún  momento incluso se intercambiaron los números de teléfono.

Sin embargo la segunda vez que alguien me obligó a participar, el intento no fue tan natural y dicharachero:

MADAM ALEXA: Vicente, ¿Estás ahí? ¿Puedes escucharme?
SONSOLES: Lo he oído, lo he oído.
MADAM ALEXA: Eso ha sido el gato, no se ponga nerviosa y sobre todo no interrumpa mi concentración. Vicente, ¿Puedes escucharme?
VICENTE: Sí, te escucho, aunque me has pillado algo ocupado.
MADAM ALEXA: Vicente, tu queridísima mujer Sonsoles está aquí y quiere hablarte....
SONSOLES: Vicente, Vicente, amor mío.
VICENTE: Sonsoles, ¿Qué te has hecho en el pelo?
SONSOLES: Es una permanente....
VICENTE: Dime querida, ¿Sigues acostándote con Remigio?
SONSOLES: ¡Vicente!, por favor, no estamos solos.
VICENTE: ¿Crees que a esa puta barata de Madam Alexa le importa algo con quien te puedas acostar?
MADAM ALEXA: Creo que lo estoy perdiendo, ejem....
VICENTE: Alexa, so zorra, ni se te ocurra cortar la comunicación. He dejado una partida de strep póker por hablar con ese engendro, así que cierra esa bocaza pintarrajeada y no te metas en la conversación. Aún hay un montón de cosas que tengo que decirle a ese marimacho emperifollado que en otros tiempos fue mi esposa.
SONSOLES: Pero Vicente....
VICENTE: Escúchame chalada. Me casé contigo porque creía que tu familia estaba forrada y que tú eras anorgásmica.
SONSOLES: Pero Vicente....
VICENTE: Ni Vicente ni pollas. ¿Cómo osas turbar mi descanso con tus estúpidos lamentos?
MADAM ALEXA: ¡Se desvanece! ¡Pierdo la comunicación! ¿Vicente?
ARTURO: ¿Qué hago yo aquí?
MADAM ALEXA: Sal de esta conversación, nadie te ha invitado....
SONSOLES: ¿Quién era ese?
MADAM ALEXA: Una interferencia....
VICENTE: Ya estoy aquí otra vez.....Sonsoles, ¿Te acuerdas cuando te regalé una col?
SONSOLES: Sí, fue el segundo aniversario de nuestra boda.
VICENTE: Pues no era para ti. Compré esa col para mi amante, pero tú la descubriste y no tuve más remedio que ....
SONSOLES: Tú no eres Vicente, no puedes serlo.
MADAM ALEXA: Y ahora unos minutos de publicidad........ ¡Compre el limpia vajillas con dosificador de jabón "Truchito"!, la solución ideal para la limpieza de la vajilla. Su especial diseño hace que el jabón se dosifique automáticamente, por lo que reduce el uso de éste, con el consecuente ahorro económico. Protege uñas y manos. Es fácil de usar, práctico y versátil...
VICENTE: ¡Es el que yo uso aquí!, además está disponibles en packs de 3 recambios.....
SONSOLES: Creo que me acaba de venir la regla...

La experiencia fue demoledora y desde aquel día nunca he vuelto a ser el mismo, parecido sí, pero no semejante. No es que me importe demasiado ser diferente, es que a veces ni siquiera puedo ser desigual, bueno, tú me entiendes....quiero decir....fui distinto pero no opuesto.....aunque meditado a posteriori, creo que debí ser menos dispar y más discrepante, o por lo menos elevadamente disconforme. ¡Me estoy liando! y ahora no tengo ganas de desenredarme, pues interiormente me siento sujeto y retenido. Mañana me leerás menos ajustado y, al mismo tiempo, más inmovilizado.

Besos.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Email del 15 de diciembre 2011

Goya, "El Aquelarre: El Gran Cabrón" (1823)

Hola amiga mía:

Las brujas ya no vuelan en escoba pero siguen presentes de alguna forma en esta desestructurada sociedad; y si no te lo crees, puedes poner alguno de esos canales basura que recogen cualquier cosa, sobre todo a partir de la tarde, o leer una revista diseñada para retrasados mentales, y alucinarás con sus hechizos, pócimas y deducciones psicopáticas. Aunque lo que más gracia me hace del asunto son los nombres con los que estas brujas modernas se presentan ante sus posibles víctimas: "La pitonisa", "La bruja Sheila", "Madame Joy", "Corcupita really" (este último es sensacional). ¿Has leído alguna vez un consultorio brujeril? Me imagino que no, pues siempre acudes a la pelu con un libro de Borges bajo el brazo pero yo, por desgracia sí:

Consultorio de la bruja Pitita-Noelia de Roncesvalles.

PREGUNTA:
Después de siete horas de noviazgo, mi chico me ha dejado y se ha fugado con un traficante de alcachofas. Pitita-Noelia, ¿podrías ayudarme para que vuelva conmigo? ¡Lo quiero tanto!
(Marisa, 24 años, Tenerife)

RESPUESTA DE LA BRUJA PITITA-NOELIA:
Acude a tu herboristería favorita y compra raíz de Genciana. Sumerge unos 5 gramos en un bol con agua y déjala macerar 800 noches. Seguramente cuando esté en su punto, tu novio ya habrá muerto por complicaciones renales debidas a la avanzada edad y tú no necesitaras más que la ayuda de un tacatac y una asistente colombiana para que te limpie la casa.


PREGUNTA:
Mi marido no me come nada. He probado todo. Ayuda.
(Vicenta, 87 años, Valladolid)

RESPUESTA DE LA BRUJA PITITA-NOELIA:
Vicenta, para que tu marido te coma a tu edad deberías apuntarle con un revólver. ¡Pruébalo y ya me cuentas los resultados!


PREGUNTA:
La hermana de mi mujer ya no me encuentra atractivo. Necesito tu conejo.
(Arturo Siluro, 34 años, Cáceres)

RESPUESTA DE LA BRUJA PITITA-NOELIA:
Arturo, supongo que eso de que necesitas mi conejo sólo habrá sido un error sintáctico y lo que realmente quieres es un consejo. Te lo voy a dar: sácate el graduado escolar.


PREGUNTA:
Hola Pitita-Noelia. Somos una pareja de jubilados de Logroño a los que se les ha acabado la pasión. En la residencia, todas las demás parejas se meten mano por los pasillos y a nosotros nos dan envidia. Necesitamos un filtro amoroso para que vuelva a encauzar nuestras vidas por la senda del frenesí y de la pasión erótica arrebatadora.
(Prudencia y Bartolo, 78-83 años, Logroño)

RESPUESTA DE LA BRUJA PITITA-NOELIA:
Bartolo y Prudencia, ya sois mayorcitos para copular por los pasillos. Sinceramente creo que deberíais hacerlo en la cama, como todo el mundo, pero de todas formas os voy a dejar los ingredientes de una pócima que os hará sentiros adolescentes; comprad:
   
500 gramos de patatas viejas
4 huevos grandes o 5 pequeños
2 ajos
Media cebolla grande o una cebolleta pequeña
Aceite de oliva
Sal

Paso 1: Lavar y cortar las patatas en láminas finas. Una vez puesto el aceite a calentar se echan las patatas, añadiendo un poco de sal y se fríen. Cuando se vean doradas se apartan y se escurre el aceite en plato con papel absorbente.
Paso 2: Se baten los huevos con un poco de sal y una vez batidos se añaden las patatas y la cebolla cortadita en trozos finos, mezclándolas bien con el huevo batido.
Paso 3: Se prepara de nuevo la sartén en el fuego con dos cucharadas pequeñas de aceite que cubra el fondo de la sartén. Se echa la mezcla del huevo, las patatas y las cebollas. Cuando se advierta que está cuajada se pone una tapadera encima y se da la vuelta a lo que pueda haber salido.
Es preferible dejar que enfrie un poco antes de comer el remedio.


PREGUNTA:
Cuando me toco me pongo perra, por eso ya no me toco. Saludos desde Burgos.
(Alicia De Val, 28 años, Burgos)

RESPUESTA DE LA BRUJA PITITA-NOELIA:
¿Y a mí qué diantres me importa? Si te pones perra, búscate un mastín que te calme.


Nunca he podido entender cómo es posible que existan tantos videntes, brujos, tarotistas y toda esa especie de fauna farsante y embaucadora, y sobre todo nunca entenderé cómo se pueden ganar tan bien la vida. Bueno, sí lo entiendo: por cada humano inteligente y cabal hay quinientos cenutrios acemilados que necesitan escuchar mentiras sin importarles el precio a pagar; mentiras que ellos transforman en esperanza, seguridad y certidumbre; falacias que modifican la desesperación provechosa tornándola en angustia inútil, ilusiones vanas o porvenir estéril.

Hace muchos años, cuando era más tonto que ahora y con el único propósito de echarme unas risas, visité a una pitonisa que durante media hora me predijo el futuro. Cuando se sintió fuerte, incluso se atrevió a leerme el pasado. Por supuesto no acertó absolutamente nada, aunque a ella se le iluminó la cara; seguramente pensaba que era fácil leerme por dentro, pero se equivocó y sólo llegó a darse cuenta cuando le pagué sus servicios con un billete de Monopoly. Pero como además de charlatana era psicológicamente perspicaz, decidió tragar saliva y cerrar el pico.

Besos (desde la cima de ninguna parte)

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Email del 14 de diciembre 2011

Arcimboldo, "The dinner" (1570)

Hola querida:

Esta noche he dormido como un lirón opiómano, seguramente debido al tremendo esfuerzo que hice ayer durante cinco horas. Te cuento: como estaba harto de comer bocatas de atún y ensalada de bolsa, me armé de valor e intenté preparar un cocido madrileño con toques valencianos, pero a la media hora de cocción, la olla explotó, seguramente debido a un fallo mío, y todos los alimentos se dispersaron por la cocina y parte del comedor. ¿Alguna vez has intentado despegar de los techos y las paredes patatas descuartizadas, restos de lo que alguna vez fueron hermosos garbanzos y pedazos de pollo y cordero? Como tenía la ventana abierta, algunos trozos de la comida salieron por ella. Estoy seguro de que el maullido lastimero del gato del vecino fue debido a un proyectil que aterrizó en su cara mientras dormía placidamente, quizá un muslito o una morcilla . Mi hermosa televisión LG acabó con una zanahoria incrustada en medio de la pantalla y, si quieres que te sea sincero, no era un espectáculo digno de ver. En fin, no te cuento más, no quiero que sientas pena o te mueras de un ataque de risa. Por supuesto, hoy comeré bocadillo de atún. Me importa un comino si mi cara acaba pareciéndose a la de un pez cartilaginoso. Cocinar resulta demasiado peligroso y no pienso arriesgar mi vida por alimentarme de una forma sana. Prefiero una buena anemia antes que una amputación traumática o una explosión cuasi nuclear que envíe mi edificio al barrio de al lado, que por cierto es de pijos. Adoro el raquitismo, me entusiasma el bocio, ¡me siento tan sexy con sobrepeso...! Los cánceres no me asustan demasiado y estoy seguro de que podría vivir con pequeños y periódicos ataques de corazón gentilmente obsequiados por el exceso de grasas saturadas.


Acabo de diseñar el menú de hoy:

COMIDA

-Bocadillo de panceta y huevo.
-Ensalada primavera (embolsada por Mercadona).
-Bolsa de 125 gramos de "Pelotazos" de Matutano.
-Pera tendral robada en un establecimiento paquistaní.
-2 Magdalenas "La bella Easo".
-3 bombones Ferrero Rocher.
-1 bote de Coca-Cola y 2 vasos de agua del grifo.
-1 sobre de Plantaben.


Calorías: No me atrevo a calcularlas.
Ácidos grasos totales: Incomputables.
Colesterol: ¡Jajajajajaja!
Precio aproximado: Soy hippie y me deprime pensar en el dinero...


CENA

-Bocadillito de mortadela.
-Sándwich de chorizo "Revilla" con queso Camembert-brie.
-15 nueces robadas a mano armada en un establecimiento paquistaní (me encanta robar frutas y frutos secos)
-4 bombones rellenos marca "Godiva".
-2 botes de Coca-Cola zero light sin cafeína.

-1 sobre de Plantaben.
-1 Almax.

Calorías: ¡A quiéeeeen le importaaaaa lo que yo hagaaaa!

Ácidos grasos totales: Los admiro y ellos me respetan.
Colesterol:   ¡Jajajajajaja!
Precio aproximado: El dinero sólo es papel...

Si me tocara la lotería primitiva, lo primero que haría sería contratar a un esclavo para que me cocinara (y por las noches me arropase); entonces podría volver a lucir ese tipito arrebatador que fue el causante de que muchas mujeres y algún que otro albañil se volvieran locos de pasión y deseo incontrolable. Mientras eso sucede, voy a seguir con mi forma de vida desquiciada no apta para gente sana o banqueros virtuosos. El testamento ya lo tengo hecho y el entierro pagado (gracias a Ocaso S.A.) y como dijo Manuel Delgado Villegas "El Arropiero": " morir resulta tan barato..."


Besos.

martes, 13 de diciembre de 2011

Email del 13 de diciembre 2011

Ben Olson, "Le pope of fools"

Hola:


Fundé el Club de Neuróticos de Valencia (CNV) el día 11 de febrero de 1985, tras tener un sueño extraño en el que era engullido por una vieira gigante que usaba gafas graduadas con cristales progresivos para ver de cerca, aunque después de tragarme por completo, el pectínido sufría un fuerte ataque de mioclonía frenoglótica y me vomitaba vivo pero asquerosamente cubierto de bilis de color verde "Chartreuse". Actualmente, ejerzo de administrador general y secretario en funciones, pues el sujeto que hasta hace apenas una semana ocupaba ese cargo está convencido de que es una caries dental alienígena y se encuentra hospitalizado en el pabellón de alta seguridad del manicomio municipal.

Celebramos el primer congreso a los diez minutos de la fundación y redactamos nuestro primer manifiesto tras bailar una sardana a la pata coja. Desde entonces, hemos pasado de veinte miembros a veintidós, aunque hay un tipo que casi nunca asiste a las reuniones pues está enamorado de un ravioli satiriásico extraordinariamente celoso que controla sus movimientos y, en definitiva, transforma su vida en una repugnancia de difícil solución.

Como no tenemos dinero suficiente para alquilar un local que haga de oficina y sala de actos, nos reunimos en un váter público, casi siempre en el de la Renfe, y no puedes llegar a imaginarte lo que nos cuesta convencer a la policía de que no estamos celebrando degeneradas orgías bisexuales sino reuniones entre amigos aquejados de una patología similar pero nada reprobable.

Ser neurótico en un mundo repleto de seres cabales, íntegros y sobre todo honrados y decentes nos asusta y nos hace preguntarnos si verdaderamente somos unos enfermos despreciables que merecen exterminio o si el destino nos ha jugado una mala pasada, seguramente por haber sido malvados y ruines en una existencia anterior. No he de explicarte la sensación que cada uno de nosotros experimenta cuando nos tachan de locos y desequilibrados por el simple hecho de no ser como ellos quieren que seamos; por no asumir el rol para el cual se supone que estábamos predestinados, que no era otro que el  de formar parte de una población perfecta, superior, esplendorosamente madura y, en definitiva, la culminación evolutiva del homo sapiens desde que hace bastantes miles de años decidió erguir la espalda y cambiar de look.


Si tuviera la oportunidad de volver atrás, al día en que mis padres me concibieron, te prometo que trataría der ser una célula responsable y digna de mis semejantes, a las que honraría manteniendo una membrana plasmática despejada, fluida, racional y rozando, por qué no, la perfección absoluta.


Besos histéricos.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Email del 12 de diciembre 2011

H. R. Giger, "Penis Landscape, or Work 219- Landscape XX" (1973)

Amiga mía:

Este es un email sobre penes:

Siempre me ha fascinado la manía que tienen algunos hombres -sobre todo los híper testosterónicos- de bautizar a su pene. He conocido a tipos que llamaban a sus falos desde Alfredito o Jason Eliud hasta Sutherland o Mijail; incluso fui amigo de un tipo con cara de Gollum de tercera clase que simplemente se dirigía a él susurrándole sensual y melancólicamente: "mi tesoroooooooo...".

Poner un nombre -por muy exótico que sea- al miembro viril se me antoja tan estúpido como intentar bailar un tango con un avestruz cojo y retrasado mental. Nadie que estuviera en su sano juicio intentaría bailar con un avestruz, sin embargo y según algunas encuestas, el 70 % de los "machos" utiliza un apodo para dirigirse a su hombría y un 26 % de esta cifra incluso les dedican poemas de amor y caricias furtivas cuando están seguros de que ningún ojo ajeno les observa.

Personalmente, me importan un comino los sentimientos de mis partes nobles, incluso los ataques de pánico de mis testículos cuando, avasallados por el esfuerzo, no disponen de tiempo suficiente para fabricar semen de calidad suprema. Ellos viven su vida y yo la mía. Yo no me inmiscuyo en sus asuntos y ellos me ignoran por completo. ¡Y así es cómo creo que debe ser!

Imagínate por un momento un tipo de aquellos en el urólogo:

TIPO: Doctor, Simba está deprimido.
DOCTOR: ¿Simba?
TIPO: Sí, Simba.
DOCTOR: ¿Simba?
TIPO: Mi pene, doctor, mi pene.
DOCTOR: ¿Su pene?
TIPO: Sí, mi pene.
DOCTOR: ¿Su pene se llama Simba?
TIPO: Exacto, Simba López Pérez. ¿Hay algún problema?
DOCTOR: ¿Simba López Pérez?
SIMBA: ¡OH, por dios, basta yaaaaaaaa!

O mejor, imagínatelo en una farmacia comprando profilácticos:

TIPO: Por favor, quisiera unos condones buenos.
FARMACÉUTICO: Aquí sólo tenemos condones malos, lo siento.
TIPO: Bueno, pues entonces deme una caja de condones malos.
FARMACÉUTICO: Se me han terminado.
TIPO: Ejem.... ya que estoy aquí, póngame un kilo de habas.
FARMACÉUTICO: ¿En tu casa o en la mía?
TIPO: Soy indigente......

La kiosquera de mi calle dice que el ser humano sólo utiliza un 5 % de su cerebro, por lo menos eso leyó en la peluquería mientras esperaba que le hicieran una permanente. Estoy completamente seguro de que la cifra está hinchada. De todas formas, me importa bien poco lo que cada uno haga con su materia gris. Algunos prefieren ignorarla, otros exponerla en una vitrina. ¡Que les jodan! Yo voy a intentar meter a  "cosita bonita" dentro de la bragueta.

Saludos.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Email del 9 de diciembre 2011

Wosene Worke Kosrof, "The Color of Words IX"


Querida:

Parece que sólo hace un par de minutos que te escribí contándote lo que hago los viernes, día de mercadito, y ya vuelve a ser otra vez el último de los días laborables y el último día de la semana que acaba en S. Yo mismo, no hace demasiado tiempo, acabé también en S, aunque la verdad, sobre este tema prefiero correr una espesa mantilla -odio eso de "tupido velo"- Por cierto, también odio la palabra "rozagante" porque al pronunciarla se me caen los pantalones, aunque sólo existe un vocablo que verdaderamente pueda llegar a sacarme de mis casillas: "tetrafalangarcia". La última vez que lo pronuncié mi cuerpo se paralizó de repente y mi perra "Tita" aprovechó para robarme el croissant que me estaba comiendo.

Ya que me he liado con el tema de las palabras raras y poco usadas por la plebe, me gustaría que te fijaras en las siguientes:

1- Socaliña.
2- Insuquicia.
3- Cristomatía.

Uno de ellas me la acabo de inventar y te desafío a que la encuentres sin usar el diccionario o Google. Voy a dejarte la definición de dicho palabro para que te des cuenta de una vez por todas con qué clase de tipo estás hablando (o escribiéndote).

DEFINICIÓN PALABRA INVENTADA: Estimulación o manipulación de los órganos genitales o de zonas erógenas para proporcionar goce sexual. Masturbación.

Como me imagino que no habrás acertado a la primera, voy a repetir el juego (hoy me siento verdaderamente gamberro):

1- Prez.
2- Apropincuarse.
3- Balama

DEFINICIÓN SEGUNDA PALABRA INVENTADA: Orificio respiratorio externo de muchos artrópodos terrestres y peces elasmobranquios.

Cómo acabo de demostrarte mi vasto vocabulario y al mismo tiempo me he pegado un vacile sabrosón, voy a terminar de vestirme y a andar un rato por las calles llenas de gente; me encanta practicar ese poco conocido deporte llamado " rodeo geriátrico",  del que soy el máximo exponente. Ya sabes, consiste en caminar a paso firme por las aceras, esquivando a los abuelitos lentos sin que éstos lo adviertan y sobre todo, intentando llegar lo más rápido posible al destino final, que generalmente es el hogar, aunque a veces puede ser la panadería, el banco o incluso un club de alterne. Por supuesto, derribar a un anciano penaliza y entonces, además de llevarme un garrotazo en la cabeza, debo volver a la línea de salida, con lo cual pierdo tiempo y puntos.


Saludos.

jueves, 8 de diciembre de 2011

Email del 8 de diciembre 2011

Picasso, "Le printemps" (1956)

Buenas:


Tras largas horas de meditación, he llegado a la conclusión de que las cabras, corderos y ovejas pueden padecer serias psicopatías mentales, desde neurosis obsesivas hasta severos trastornos de la personalidad o incluso esquizofrenia caprina. Ayer estuve leyendo un magnífico estudio sobre el tema titulado "Los artiodáctilos neurasténicos" de un tal Norbert Von Kreuzpaintner en el que se explican concienzudamente las razones de estos desordenes, y se citan casos recopilados por todo el mundo durante más de 19 siglos. Gracias a este libro, he podido saber que si le cantas una ranchera a una cabra mientras está ovulando, hay más de un 95 % de posibilidades de que padezca picores vaginales de por vida. También he aprendido a distinguir un borrego de un humano sólo con escuchar el ruido que hacen al pastar. ¿Sabías que las ovejas son muy sensibles a los chistes sobre monjas? ¿Y que la primera cabra hebrea se llamó Batsheva Eliora, aunque los jaredíes la llamaban simplemente Eli, que en sefardí significa "la gran ramera que nos impide concentrarnos mientras hacemos las flexiones matutinas"?

Según leo en el capítulo 32, posiblemente el más entretenido, durante la invasión napoleónica los soldados rusos se entrenaban para el combate disparando cabras con un tirachinas gigante y sólo ganaba el que podía encajar una en lo alto de una conífera sin sentir remordimientos. Aunque lo que más me ha fascinado ha sido descubrir que el mismísimo Sigmund Freud trató en el año 1923 a un recental depresivo y más tarde se lo comió a la parrilla, aunque parece ser que no le sentó del todo bien pues le produjo un fuerte dolor abdominal y gases intestinales.

En resumidas cuentas, amiga mía, ayer me pasé cerca de seis horas enfrascado en la lectura y hoy me encuentro en condiciones de afirmar con total rotundidad que sé un poco más sobre bóvidos de lo que sabía antes de ayer y cientos de veces más de lo que pueda saber un saboteador de ferrocarriles o un traficante de alfalfa. ¡Me encanta aprender! sobre todo si me regalan los libros.

La verdad, desconozco la razón por la cual he sacudido tu conciencia, ya de por sí bastante golpeada, con un tema tan banal e intrascendente y que supongo te interesará bien poco. ¡Cómo se me ocurre hablarle sobre corderos a una vegana ultra ortodoxa! En realidad, yo pretendía discutir contigo sobre un tema mucho más trascendental: las temibles fracturas de cóccix; pero creo que no es el momento adecuado. ¡Ya dispondremos de tiempo! Ahora te dejo, tengo que limpiar el polvo de la casa y voy a utilizar por primera vez una bayeta Vileda semiabsorbente con microfibras elásticas que hurté el otro día en una mercería. Lo que realmente quería robar eran unos leotardos de algodón, pero debido al nerviosismo y a que la dependienta no dejaba de mirar mi calva, me metí en el  bolsillo por error el dichoso trapito, así que, como comprenderás (tú entiendes todo), voy a intentar sacarle partido.


Besazos

PS: Acabo de empezar a leer por el final un vademécum sobre enfermedades cardiovasculares: me queda tanto por aprender...

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Email del 7 de diciembre 2011

Cornelis Norbertus Gijsbrechts, "Reverse side of a painting" (1670)

Hola:


Por algún capricho de la madre naturaleza, soy incapaz de concentrarme en algo durante más de cuatro segundos, así que puedes imaginarte en lo que puede llegar a convertirse un ejercicio tan banal como afeitarse u orinar, por ponerte unos ejemplos. ¡Ahora ya sabes por qué delego en ti cuando hay que rellenar un documento o registrarse en algún organismo público! Hasta donde yo recuerdo, sólo una vez he podido llevar a cabo una tarea concentrado durante mucho más tiempo; ocurrió no hace demasiados años y la verdad es que me da un montón de vergüenza contártelo, pues no es nada de lo que pueda sentirme orgulloso: una tarde de verano asquerosamente húmeda  y arrastrado por un deseo salvajemente lujurioso e irrefrenable, estuve cerca de cuatro minutos oliendo una berenjena madura mientras sumergía el ombligo en el agua de una jofaina de porcelana. ¿Por qué sumergía el ombligo en agua? Está claro, ¿no?: para lavármelo.

Es posible que mis extravagancias puedan llegar a turbarte, pero piensa que de momento no existe una máquina que mida el grado de rarezas individual y que lo que para unos es inaceptable para otros es dogma de fe. Conozco a un tipo que se ducha a pata coja porque admira a los flamencos (las aves, no los artistas del cante hondo) y aunque a veces se cae y se parte la cabeza, me parece una excentricidad preciosa y digna de una persona con una grandísima sensibilidad. Tengo una amiga que en lugar de preparar la tarta de queso con queso prefiere hacerla sin queso aunque se pone realmente violenta si alguien se lo hace notar,  y un tío que cuando compra en una zapatería pide un kilo de ostras provocando el enfado del dependiente y cierta vergüenza a los zapatos italianos en oferta.

Cada uno de nosotros es un mundo y cada una de nuestras pequeñas locuras nos hace más simiescamente humanos, por lo tanto, no es de extrañar que en nuestra sociedad existan manicomios y además estén todos llenos. De todas formas y llegados a este punto, creo que deberíamos intentar distinguir el falso rarito del verdadero; es decir, el sujeto anormal por defecto y el que sólo quiere llamar la atención. Los primeros nacen, viven y mueren de una forma demencial pero genéticamente programada, mientras que los segundos interpretan un papel mal escrito en una especie de comedia rancia cuyo argumento trata sobre el fraude existencial.

Particularmente, nunca he representado un rol diferente fuera de las paredes de mi habitación y mira que he tenido oportunidades. Por eso todavía estoy sano mentalmente y causo cierto grado de fascinación enajenante allá por donde paso. ¡La gallardía tiene sus inconvenientes!


Abrazos momentáneos.

martes, 6 de diciembre de 2011

Email del 6 de diciembre del 2011

Odilon Redon, "Silence" (1905)


Querida:


Hoy es fiesta, lo noto por el exquisito silencio que envuelve el ambiente a las nueve de la mañana. No se oye ni siquiera el piar histérico y demente de los gorriones. ¿Un día sin molestias sociales? ¿Un pequeño regalo que me hace la civilización?¿Por fin se me valora como me merezco? No todo es tan fácil...por algún motivo hoy echo de menos los ruidos ambientales. ¡Qué razón tenía mi madre cuando decía que yo era espíritu de contradicción en estado puro! ¡Necesito escuchar algo! ¡Mi caballo por un berrido, aunque sólo sea una pequeño grito de los vecinos!


A veces las cosas no salen como uno tiene previsto; las máscara que ocultan nuestros rostros se convierten en yelmos que irritan y mortifican en lugar de disfrazar nuestras emociones, y entonces surgen la duda y el lamento. Las preguntas que durante décadas permanecían aletargadas se despiertan reforzadas y envenenan cualquier ensoñación amable envileciendo la potestad sobre nuestras esencias e instintos. ¡Una nueva Edad Oscura y cientos de estrías analíticas cubiertas de hiel nos dan la bienvenida!

Intento descubrir la lógica de la situación pero sólo encuentro delirio en la memoria. ¡Las cicatrices son eternas! La contrición imprudente y perpetua espesa mis venas mientras los dados de la fortuna desperdician las jugadas alterando las posibilidades. ¡He seccionado de un tajo la inercia que me sujetaba y la fuerza de la gravedad me empuja! ¿Hacia dónde?
Una vez robé un deseo. No era mío, pero no me causó rubor en su momento. Lo alabé durante días y al final lo escondí entre el resto de anhelos. Desconozco si su integración fue un éxito o por el contrarío un sombrío fracaso. ¿Es realmente importante?

Es mucho más trascendental detener la continua flagelación con la cual nos ha dotado la Creación; esa que nos regala voluntad inútil a cambio de trayectos inadecuados. La misma que se regocija ante los movimientos premeditados.....los desvios sin aspecto....las entregas moderadas......

Hoy es fiesta, lo siento por la deliciosa ausencia de absoluciones o indulgencias ; lo percibo porque toda la gente que alguna vez penetró en mis fortalezas ahora está  muerta....


Besos (igual de crípticos que el texto)

lunes, 5 de diciembre de 2011

Email del 5 de diciembre 2011

William Blake, "And Elohim created Adam" (1755)

Querida republicana gentil y hereje:

Se acerca la Navidad, junto con la Pascua, quizá la celebración más estúpida y demencial del calendario estival hispano, y mira que tenemos fiestas imbéciles. A partir del día 21, más o menos, todos debemos ser buenos, llorar cuando regrese el familiar lejano, comer turrón y cantar estúpidos villancicos. Y mientras todo esto sucede, los comerciantes disfrazados de judíos se frotan las manos y dan gracias a Dios por haber creado a todos los cenutrios a su imagen y semejanza, por lo cual debemos suponer que el altísimo también era un cretino con ciertas tendencias perversas actualmente indefinibles.

Hace más de treinta y cinco años que no celebro esa gilipollez extrema, aunque tampoco festejo la Semana Santa (¡ja!) o cualquier otra conmemoración religiosa o pagana; más que nada porque aún cultivo mi prosencéfalo, mesencéfalo y el rombencéfalo y, sobre todo, porque adoro mi dignidad y hace mucho tiempo que asesiné de un disparo a mi ego. Estas "fiestas", como las anteriores, ni siquiera voy a ir a comer a casa de mis padres y si lo hago, engulliré la pitanza de un trago y regresaré rápidamente a la magnífica y completa quietud de mi habitación, donde me siento libre de virus conmemorativos y bondad humana y donde yo regulo el calendario gregoriano a mi antojo.

Mucha gente tiene la costumbre de asegurar que celebra esta fiesta y otras parecidas por sus hijos, no por ellos. ¡Cuántas mentiras hemos de escuchar en una sóla existencia! No consigo entender cómo pueden unos progenitores odiar de forma tan salvaje al retoño de sus entrañas si celebran con loas y alabanzas las majaderías cristianas simplemente para que sus hijos se lo pasen bien (y de paso aprendan los beneficios del consumismo desbaratado). ¡Qué flaco favor están haciendo a la humanidad! Yo no tengo hijos, sólo dos moscas, pero te aseguro que si tuviera uno, o dos, o diecisiete, los mantendría a salvo de cualquier cosa que oliera a religión o mercaderia.

Ni siquiera voy a comentar nada sobre la Nochevieja, seguramente una de las estulticias más sádicas y retorcidas que existen, pues me entran sudores fríos y arcadas cuando pienso que hemos llegado a un punto en que la gente se divierte cuando se lo mandan y no cuando realmente necesita hacerlo. Vivimos creyéndonos actores y extras de una superproducción hollywoodiense, pero al final todos palmamos como lombrices.......... mientras tanto, no puedo dejar de sentir unas ganas terribles de descojonarme de todo y del 70 % de todos.


Abrazos.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Mail del 4 de diciembre 2011

George Grosz, "Metropolis" (1917)

Querida amiga y víctima de los tiempos:


Quedan unos pocos días para saber si el euro se va al carajo y a la Merkel la proclaman definitivamente emperadora del Sacro Imperio Continental, pero si quieres que te sea sincero, me la refanfinfla. Yo vivo en otro mundo y, sobre todo, en un estado perpetuo de pasotismo desencantado con respecto a las cuestiones políticas, así que me es indiferente si todo explota y se hace añicos. Al fin y al cabo TODOS somos los responsables: primero, por confiar y sobre todo, seguir a cualquier clase de líder que no sea el mismo pueblo, unido; segundo, por fomentar y permitir gobiernos capitalistas y tercero, por la nula concienciación política del ciudadano actual y la rapidez con la que se deja convencer para cambiar de bando (o de gang).

De todos es conocida la afición del homo sapiens por acumular posesiones; la mayor parte de los habitantes del planeta que aún están en condiciones de elegir, por supuesto me refiero al "primer mundo", prefieren el poder antes que los orgasmos, sobre todo porque ejerciendo autoridad, dominio y señorío pueden llegar al éxtasis sin necesidad de sentirse humanos. Por supuesto, yo tengo algunas pequeñas posesiones que guardo en mi habitación: libros, música, películas, cilicios, pero no me importaría en absoluto largarme lejos y para siempre, sólo con lo que cupiera dentro de un saco atado con un cordel.

El tiempo pasa demasiado velozmente y las fotografías del pasado iluminan nuestro presente. Somos refugiados y no tenemos ningún lugar a donde dirigirnos porque ya no quedan espacios sin dueño en la tierra. Mientras, vagamos sin rumbo y nuestras ilusiones rebotan. ¡Hemos agotado el futuro y no disponemos de tiempo!

Tampoco quiero ejercer de agorero profesional, supongo que en algún lugar del cosmos existe algo semejante a la inteligencia. Es posible que con el paso de los años los cenutrios acaben pariendo hijos lúcidos que no prostituyan su existencia por algunos dominios oropelados y que el único afán de supervivencia sólo sea resultado del conocimiento racional.



1 beso (hoy estoy tacaño)