domingo, 16 de diciembre de 2018

Email del 16 de diciembre 2018

Peter Paul Rubens, Cimon and Pero (1630)

Sus pechos eran tan firmes como un Cara al sol y sus pezones tan grandes como rodajas de mortadela Bonfatti. Quizá por esa razón cada vez que me los metía en la boca los acompañaba con algunas rebanadas de sabroso pan de pueblo casero elaborado de forma casi tradicional en la thermomix con aceite de oliva virgen extra ecológico, algo que ella aborrecía profundamente y que fue decisivo para que se hiciera con un abogado francamente bien trajeado y solicitara el divorcio. Cuando nos reunimos por primera vez en el despacho de aquel tipo, yo sentí unos deseos irrefrenables de lanzarme sobre ella, arrancarle con una mano la blusa y el sujetador y metérmelos otra vez en la boca; pero sin pan y aceite me resultaban un poco insulsos, así que decidí comportarme como se esperaba en dichas circunstancias y firmé todos los papeles sin poner ninguna objeción. Nada más salir a la calle me metí en un Mercadona, adquirí ambos manjares y me fui de camino a mi club preferido. Allí las señoritas caminaban sin ropa y los señores que las protegían caminaban con pistolas, pero el ambiente era sublime y mágico. Pagué por siete de esas diosas sexuales, las tumbé sobre una cama de 300 x 200 y las embadurné con el extraordinario aceite de oliva picual de la marca Castillo de Canena (reserva familiar). Mientras trataba de cortar algunas rebanadas del maravilloso pan de centeno elaborado con harina sin gluten noté algo filoso y frío sobre mi cuello. Cuando bajé la vista pude ver un cuchillo de grandes proporciones a punto de tajarme la nuez de Adán y a una mano fuerte y repleta de pelos del tamaño de escarpias fabricadas en Brobdingnag. Se trataba de uno de los chulos de aquellas señoritas que me pedía un suplemento económico considerable por manchar aquellos perfectos y apetecibles cuerpos con esos potingues y esas mierdas asquerosas (sic). Cuando llegamos a un acuerdo más o menos aceptable para ambas partes explotó el planeta. Lo sé porque fui el último en morir carbonizado.

Palabra de Greg. Te alabamos, colega.

sábado, 15 de diciembre de 2018

Email del 15 de diciembre 2018

Gosta Adrian-Nilsson. Explosioner (XIX-XX cent.)

Querida:

Aun cuando mi presencia repleta de rasgos aposemáticos debería ser suficiente para advertir a los imbéciles de mi actitud hostil y agresividad incontrolable, estos siguen acercándose a mí. Algunos de ellos, sobre todo los tecnófilos consentidos que se creen unas pequeñas o medianas omnipotencias, incluso se atreven a darme consejos estúpidos sobre sus materias preferidas y que creen dominan a la perfección. Pero, ¿puede un absoluto badulaque saber qué diantres significa el vocablo "perfección"? Sin ir más lejos, ayer, mientras me tomaba un julepe de menta y charlaba con un vecino del barrio en la terraza de un bar, uno de esos tipos "ferpectos" se acercó a nosotros y...
ENTERADILLO: Perdonad, pero he estado escuchando vuestra conversación. Olvidad la marca OnePlus para los móviles. Es una puta mierda. ¡Una puta mieeeeerdaaaaa! Igual que el resto de marcas y sistemas, exceptuando Apple. Comprad iPhones. Steve Jobs era un dios. Steve Jobs era un dios. Steve Jobs era un dios, tíos.
MI AMIGO: Pero si estábamos charlando sobre la barnacla cariblanca. Yo soy un ornitólogo aficionado y Greg es un tipo al que le gusta aprender sobre cualquier tema.
ENTERADILLO: ¡Hacedme caso! Steve Jobs era un dios. Steve Jobs era un dios. Unk.Unk. Steve Jobs era un dios.
MI AMIGO: ¿Pero de qué coño va este tipo?
ENTERADILLO: Steve Jobs era un dios. Unk. Unk. Steve Jobs era un dios. Plunk. Klanc. Unk. Unk. Dios. Era Dios.
YO: Joder, este tipo se ha colapsado. ¡Creo que va a explotar! ¡Levantémonos y pongámonos a cubierto!
ENTERADILLO: Steve Jobs era un dios. Unk.Unk. Steve Jobs... muy larga. Unk unk. 32 centíme... Unk Unk. Steve Jobs. Steve Jobs.
MI AMIGO: ¡Sí, corramos! Greg, ¿no deberíamos avisar al resto de clientes?
YO: Fuera solo estamos nosotros. Los de dentro están protegidos. ¡Démonos prisa, amigo!
ENTERADILLO: Apple... Steve Jobs... Éxtasis... Unk. Unk. Floc. Floc.
De repente su cuerpo estalló y sus pedazos se repartieron por las calles adyacentes. Parte de su cabeza quedó incrustada encima de un semáforo situado a unos cuatro metros de distancia del vehículo tras el cual nos habíamos parapetado. De los ojos abiertos y aparentemente inertes salía una especie de luz que me recordó a un parhelio, aunque cuando se lo comenté a mi amigo, este difirió por completo y me confesó que para él era más semejante a un anthelion. Cuando llegaron los bomberos y la poli nos preguntaron qué diantres había sucedido, pero no fuimos capaces de responderles porque en realidad no sabíamos de qué cojones iba toda esa mierda.

Greg


P.D.
Llevo unos cuantos minutos tratando de ser imparcial, pues solo siendo objetivo se puede llegar a ser capaz de puntuar la existencia. Y he llegado a la conclusión de que mi vida no puede ser valorada con más de un 1.5 sobre un total de 5. Si hubiera sido subjetivo quizá no hubiera pasado del puto 0. ¿O debería ser al revés? ¡Jo, me hago unos líos tremendos con la objetividad y la subjetividad! Ayer fue día 14. Dentro de 30 días volverá a ser de nuevo día 14. La única diferencia entre ambas fechas estriba en que el próximo 14 será la fecha de mi 57 cumpleaños. Tal vez cumplir 57 no signifique demasiado para ti, que ya tienes 58 sobre tus curvadas espaldas, pero a mí me produce una cierta inquietud. Porque cumplir 57 significa que he soportado a más imbéciles de lo que es humanamente posible aguantar durante 684 meses. Quizá ese número no parezca gran cosa, pero equivale a 2973 larguísimas semanas o lo que es igual, a 20805 inacabables días. ¡Una absoluta puta mierda!

jueves, 13 de diciembre de 2018

Email del 13 de diciembre 2018

Autor desconocido. Woman with bike up her fat ass (fotomontaje antológico)


Me llamo Gregorio y nací un domingo de invierno. Quizá por esa razón no me gustan ni los domingos ni los inviernos. ¡Tampoco los Gregorios! Sin embargo adoro a los Vicentes y las Vicentas, los martes y las primaveras. Y a los Rufinos y las Rufinas, aunque estas últimas suelen dejarse enormes bigotes espesos y largos por los lados, sobre todo para mortificar a sus ancianos progenitores por haberlas bautizado con ese nombre. ¡No! No me amo en absoluto, pero intento contrarrestarlo mimándome un poquito cada dos o tres años. ¿Cómo me mimo? ¿Cómo me mimo? Me mimo como me mimo.

Algunos me llaman Greg y dicen que soy un tío enrrollado. ¿Es posible que yo pueda ser un tío enrollado cuando me cuesta la puta hostia consagrada doblarme para intentar chuparme la minga? Todavía no lo he conseguido pero según mi entrenador personal todo esfuerzo acaba en recompensa. Él es capaz de chuparse su minga y cualquier minga que se ponga a tiro, por esa razón solo le permito que me entrene por videoconferencia. Oh, dios, ¡soy tan heterosexual! ¿Por qué soy tan heterosexual? Porque me gusta mimarme. ¿Cómo me mimo? ¿Cómo me mimo? Me mimo como me mimo.

Mi padre también se llama Gregorio. Afortunadamente trabaja de psicópata profesional y no lo veo casi nunca. La última vez que me visitó se comió la lavadora. Antes de volver a desaparecer por una temporada me dijo que yo era una deposición, que me abrazaba porque le entusiasmaba todo lo que estuviera relacionado con las heces y me eructó en la cara. Lo odio como no es posible odiar a nadie, pero es mi padre porque un maldito documento dice que es mi padre. Y como yo creo en cualquier documento que lleve un cuño azul o verde, lo trato como se deberían tratar a los jodidos padres. ¿Por qué trato así a mi padre? Porque me gusta mimarme. ¿Cómo me mimo? ¿Cómo me mimo? Me mimo como me mimo.

Recuerdo a Lola y sobre todo a su grandísimo culo. A veces le permitía que me cabalgase la cara, pero tuve que cambiar de idea porque en ocasiones dejaba escapar algunas flatulencias que se deslizaban por mi boca y terminaban unidas a mis propias ventosidades en mi intestino transformándose en auténticos pedos binarios e híbridos. Mi consejo para los que puedan leer este texto es que nunca lo intenten en casa. Me refiero a fabricar y expeler un pedo heterogéneo. ¿Por qué siempre estoy dando consejos? Porque me gusta mimarme. ¿Cómo me mimo? ¿Cómo me mimo? Me mimo como me mimo.

Y como me mimo como me mimo, siempre termino mimándome y mimándome y mamándome. Bueno, como ya dejé claro en el segundo párrafo, intentando mamarme, porque es verdaderamente difícil autofelacionarse. Por lo tanto me mimo como me mimo. ¿Cómo me mimo? ¿Cómo me mimo?

miércoles, 12 de diciembre de 2018

Email del 12 de diciembre 2018

Kazimir Malevich. Suprematist composition: white on white (1918)

Malditos cabrones:

He establecido un consuetudinario pararelismo entre mi incapacidad existencial objetiva y la inconveniencia de mis pretendidos arrechuchos gilipollofóbicos. Creo que ha llegado el momento de asumir que no existo y que todo lo que he sido hasta hace unos pocos segundos no son más que los restos de un delirio inescrutable imaginado por una omnipotencia continuamente denigrada. Por esa razón me siento en condiciones, tanto mentales como emocionales, de enviaros a todos al territorio donde mora la gran jodida mierda.
Y a partir de ahora podéis insultarme o ponerme a parir, lo que os apetezca en ese momento. Es una forma lícita de pataleta.

Greg


P.D.
Mi paz interior acaba de salir al exterior. Ahora mismo la puedo ver contoneándose como una serpiente en celo. Ignoro si alguna vez volverá a entrar. Hace algunos años se escapó en cierta ocasión, pero tras tomarse una tila cuádruple en un garito de moda (infusión que tuve que abonar yo) volvió a introducirse dentro de mi cuerpo y la cosa afortunadamente no llegó a males mayores. Aunque la verdad es que puedo dar gracias a san Vladimir de Kiev, pues sin paz interior se puede continuar existiendo. Todavía recuerdo cuando el hígado de mi amigo Amancio Lacio Acio se largó de su cuerpo mientras dormía. Nunca más volvió a ser visto, aunque un médico bastante insolente está convencido de que actualmente reside en el cuerpo de un carpintero ventrudo de la etnia Matabele en alguna parte del sudeste de Zimbawe. Por supuesto, José la palmó y su mujer e hijos se dispararon munición del 44 Special los unos a los otros por hacerse con el control de la herencia.

martes, 11 de diciembre de 2018

Email del 11 de diciembre 2018

Félicien Rops. Sainte-Thérèse (siglo XIX)

Querida:

Tu consolador masajeador giratorio de gel de sílice con 17 frecuencias de velocidad giratoria y USB tiene una actualización pendiente. Maldigo el día en que te lo regalé porque no paran de llegarme emails avisándome de la jodida actualización. ¿Tanto te cuesta conectar el puto dispositivo de almacenamiento a un ordenador y poner ese maldito cachivache uterino al día? Por favor, no hagas que me enfade. Ya sabes cómo me las gasto cuando me cabreo.


P.D.:
La vagina masturbadora realista de látex sonrosado Natural Bliss Pussy que tú me regalaste casi soflama a Sheldon. Sí, ya sé que cuando estábamos juntos Sheldon se llamaba Sisebutín de La Grange-Trianon, pero le he cambiado el nombre. ¿Pasa algo? Mi consejo es que cuando vuelvas a regalar un chichi de látex a alguien, ya sea relamedor, succionador o simplemente masturbador, te estires un poquito más y no adquieras el más barato del mercado online. El consolador masajeador giratorio de gel de sílice con 17 frecuencias de velocidad giratoria y USB que te regalé y que, por alguna extraña razón, no quieres actualizar me costó 279 euros, sin embargo la vagina masturbadora realista Natural Bliss Pussy tiene un precio actual de 5 euros en Aliexpress y 4.70 en Alibaba.com.

domingo, 9 de diciembre de 2018

Email del 9 de diciembre 2018

Marc Chagall. A poet (XIX-XX cent.)

"Como una defecación indolora vienes hacia mí.
¡Reina por un día!
¡Reina por un día!
(Obra completa de Teodófilo López)"

"Durante toda su vida como escritor, Teodófilo López solo escribió los tres versos que encabezan este texto. Sin embargo es aclamado como uno de los poetas españoles más grandes de todos los tiempos."

"La única poesía que escribió Teodófilo fue compuesta en un espacio de 45 años y medio. Por contra, el texto de debajo solo le costó a su autor, Nicolás López, -un reputado crítico literario y biógrafo del autor- dos minutos y medio, tras los cuales falleció de un ataque de corazón, hace ya 22 años. Por esa razón he comenzado este texto intentando un pequeño homenaje a ambos, ya que en realidad Teodófilo era mi bisabuelo y Nicolás mi padre. Pero después de cada homenaje debería seguir un drenaje. Y eso es lo que voy a procurar a continuación."

Debería comenzar explicando, o mejor desdoblando, el anterior batiburrillo de textos antes de que cualquier posible lector sienta ganas de transformarse en exlector. La poesía, tal como trató de explicar Nicolás en el primer párrafo pertenece a mi bisabuelo Teodófilo y se supone que es la única que escribió en vida. Algunos estudiosos están convencidos de que tras su muerte la modificó, pero yo (Gregorio López) soy de los que piensan que eso no es más que un bulo estúpido inventado para complicar las cosas, ya que los muertos no son capaces de levantarse de la tumba y mucho menos de conseguir una máquina de escribir en sus condiciones físicas y, sobre todo, mentales. El segundo párrafo fue escrito en 1981 por mi abuelo Vicente López para que sirviera de prólogo a una posible edición de Defecación, la poesía de mi bisabuelo Teodófilo, aunque nunca pudo acabar el párrafo ya que recibió una llamada de teléfono y desapareció de repente y sin despedirse de nadie. Ahora, varias décadas después, un editor llamado Cosme Nosequé quiere publicar los tres versos de mi bisabuelo en una hipermini edición y me ha pedido que escriba algo que pueda servir de preámbulo. En realidad lo que yo quiero es que edite la jodida poesía y me ingrese en la cuenta de Bankia la parte que me corresponda de los posibles beneficios.

NOTA DEL EDITOR COSME LARAGUDOGOITIA REMENTERÍA: La poesía es la poesía. Resulta obvio. El resto de párrafos son los párrafos. Creo que de la misma manera resulta lógico. Por lo tanto bajo ninguna circunstancia se pueden considerar como un párrafo los tres versos de Defecación. Por supuesto sería una locura denominar a cualquiera de los tres párrafos que siguen y tratan de explicar Defecación como continuación de la poesía. Tras esta breve pero indispensable explicación he de dejar claro que Defecación insta a defecar a la gente que la lee. Por ese motivo incluiremos en la primera edición un orinal de porcelana firmado por Clarisa Valle.

NOTA DE GREGORIO LÓPEZ: Ignoro quién es Clarisa Valle pero me parece una idea cojonuda lo del orinal.

DEPARTAMENTO DE CENSURA DEL EDITOR COSME LARAGUDOGOITIA REMENTERÍA: Nos entristece comunicar al heredero de los derechos de Defecación, don Gregorio López, que el vocablo "cojonudo" no puede ser reproducido en el prólogo a la hipermini edición. No olvide que la mayor parte de nuestros accionistas representan a la SCEV (Sociedad Católica Evangélica Valenciana).

NOTA DE GREGORIO LÓPEZ: ¡Que os follen!

sábado, 8 de diciembre de 2018

Email del 8 de diciembre 2018

Jean-Michel Basquiat. Dog (1982)

Cuando explotó el planeta me sentí eufórico. Lástima que lo que había estallado solo era un globo terráqueo fabricado con madera de cocobolo y metal. Pero por lo menos pude dar salida a esos siete u ocho triquitraques explosivos que llevaban años guardados en un armario. Cuando me acerqué a comprobar la destrucción total, contemplé lo que me pareció un precioso, humeante e irregular retorcimiento abstracto que me produjo un éxtasis en la entrepierna y abundante salivación. Nada más estar seguro de que los restos se habían enfriado y podría cogerlos con las manos sin quemarme cambié de opinión y decidí agarrarlos con la boca, como si fuera un perro. Y me gustó tanto ser perro que desde entonces no he vuelto a parecer humano.

Y desde ese instante de catarsis purificadora mi mujer me alimenta con huesos, aunque en algunas ocasiones los mezcla con una especie de foie-gras casero fabricado con harina, maicena, huevo, caldo de carne y un poco de paté marca La piara que me deja totalmente satisfecho. Así ella puede ir a meterse el miembro de su amante en la boca mientras yo descanso en mi nueva cama para perros adquirida en Amazon.


ORACIÓN:
Soy un perro y hago cosas de perro.
Soy un perro y hago cosas de perro.
Soy un perro y hago cosas de perro.
Soy un perro y hago cosas de perro.

Os lo volveré a repetir:

Soy un perro y hago cosas de perro.
Soy un perro y hago cosas de perro.
Soy un perro y hago cosas de perro.
Soy un perro y hago cosas de perro.